Ciudad Guayana: 58 años de historia

0
786

Al cumplir los 58 años, el Municipio de Caroní espera la restitución de títulos históricos, derechos y privilegios usurpados desde el 2 de julio de 1967, advierte, Hildelisa Cabello Requena,  licenciada en Historia, autora del libro Detrás de las Huellas Históricas del Municipio Caroní, a través del cual  funda razones legales e históricas para ser declarada, reconocida y legitimada el 29 de junio como Día de la Ciudad, y no el 2 de julio, como se ha celebrado oficialmente desde el 2 de julio de 1967.

Los resultados de su investigación se hicieron públicos en 2011, cuando presentó formalmente ante la oficina del Alcalde, el Presidente y otros miembros de la Cámara y la Sindicatura del Municipio Caroní, copia de la documentación oficial que dio origen al Distrito Municipal de Caroní, en solicitud de su revisión, verificación y emisión de la Ordenanza Municipal correspondiente, con el fin de restaurar la historia, títulos, derechos y privilegios rusos usurpados al municipio desde 1967, cuando también se formalizaron, en sesión solemne el Escudo y el Himno, y fue adoptado con la connivencia de las autoridades locales de la época y en detrimento de la institución municipal, en 2 de julio como Día de la ciudad.

Este reclamo histórico -según Cabello Requena- es discernir y comprender que detrás de estas dos efemérides importantes hay tres eventos relevantes de nuestra historia local y regional contemporánea, que es necesario estudiar, diferenciar, evaluar y ubicar en su justo dimensión legal e institucional, política e histórica, que hoy, 58 años después, todavía se confunden en la narrativa histórica local y han impedido, en su opinión, por falta de una explicación oportuna, la formación de una memoria histórica sólida dentro de esta comunidad ; se refiere a la Reforma Parcial de la Ley de División Territorial del estado Bolívar que creó el Distrito Municipal Caroní, el 29 de junio de 1961; el Decreto Ley promulgado -un día después-, el 30 de junio de 1961, que ordenó la fundación de una ciudad en la Mesa de Chirica, con el nombre de Santo Tomé de Guayana; y el acto ceremonial oficial de colocar la “piedra fundamental” de este último, celebrada el 2 de julio de 1961.

29 de junio de 1961

El 29 de junio de 1961 la Asamblea Legislativa del estado Bolívar aprobó el Decreto que reformó parcialmente la Ley de División Territorial de esta entidad, para crear el Distrito Municipal de Caroní, actual Municipio del mismo nombre; el cual fue asignado como capital del municipio de San Félix, hasta 1979, que fue reemplazado por Ciudad Guayana. Esta medida permitió el reordenamiento territorial y administrativo de la zona de confluencia de los ríos Orinoco y Caroní, como requisito del Programa de Guayana. El artículo 4 menciona los núcleos de población que lo componían: el antiguo municipio de San Félix, entonces perteneciente al distrito de Piar, y los núcleos de población llamados Puerto Ordaz, Matanzas, Castillito y Caruachi, pertenecientes al distrito de Heres. Los límites jurisdiccionales y la fecha efectiva de la reforma se definieron en el decreto.

Llama la atención, desde la especialista, que este importante hecho político-territorial, que se convirtió en la transformación más notable del paisaje natural y humanizado, ocurrida en Guayana a lo largo de su historia, no se incorporó al corpus o discurso historiográfico contemporáneo Guayana. Afirma: “Ni el trasfondo histórico de San Félix y Puerto Ordaz, previo a su fusión político-administrativa, ni la constitución legal del municipio importante y estratégico, han sido parte, por ejemplo, de los contenidos programáticos dados a los habitantes del Municipio Caroní en las escuelas, en estos, los contenidos relacionados con el proceso de urbanismo y desarrollo de la ciudad, promovido desde 1960 por la Corporación Venezolana de Guayana, ha sido un tema histórico de aprendizaje obligatorio para los niños. “Esto explicaría la ausencia de referencias sobre la Historia del Municipio en el discurso cotidiano y en la memoria colectiva local, como parte de la información y el conocimiento cultural que todo ciudadano debe -y está obligado a- tener y aprender de su patria. “Pero tiene su explicación, apenas estudiado, pero lo tiene”, dice.

30 de junio de 1961

Con documentos en mano, argumenta cómo la historia historiográfica que excluyó la génesis geo-histórica y jurídica de San Félix y Puerto Ordaz de la narración diaria de los habitantes del Municipio Caroní, desde 1960. También explica, cómo surgió e impuso oficialmente un discurso y algunas referencias históricas que hay que revisar, para rescatar de eso lo que hay que recuperar -recomendar- y comenzar a enseñar y dar a conocer los valores históricos auténticos de la entidad. Al respecto indica que: “todo comenzó el 30 de junio de 1961 cuando la Asamblea Legislativa del estado Bolívar, decretó la fundación de la ciudad de Santo Tomé de Guayana, en jurisdicción del Distrito Municipal Caroní, el cual, como lo ha sido indicado, si fue creado el día anterior, el 29 de junio de 1961, de acuerdo con las leyes de división territorial del estado Bolívar”.” El objetivo de este decreto, aún no está claro, pero oculta en su promulgación un drama y un episodio histórico de la Guayana contemporánea, aún no resuelto, es necesario aclararlo para poner orden y construir un discurso y un objetivo histórico local consistente. Considera que “decretar la fundación de esta ciudad un día después de haber modificado la ley territorial que creó la Municipalidad de Caroní fue una institucional, muy posiblemente, inconstitucional”. Asegura “en base a los estudios documentales que ha realizado, que la ciudad de Santo Tomé de Guayana no fue fundada y nunca apareció en ninguna ley de la División Territorial del estado de Bolívar. El área destinada a su construcción, la Mesa de Chirica, ubicado en San Félix-, fue objeto de un proceso de apropiación indebida del espacio por una población de muy bajos recursos, sin trabajo y sin vivienda, y de todas partes del país. Comenzó a llegar vertiginosamente en el sector oriental del nuevo Distrito, atraído por el Programa Guayana. La modalidad o patrón de asentamiento que surgió en la Mesa de Chirica, contrariamente a la idea de “ciudad planificada” incorporada en el texto del decreto ley antes mencionado, fue la de “invasiones” de tierra “y la aparición en lugar de un rosario de viviendas improvisadas construidas con zinc y madera llamadas” barracas”, que rápidamente se expandió al área histórica, donde el 11 de abril de 1817, la batalla de San Félix, comandada por el general Manuel Piar se ha celebrado. “Desde entonces, este término municipal se ha transformado en uno de los sectores urbanos más poblados y vulnerables del recién creado Distrito Municipal de Caroní, desde el punto de vista de su desarrollo, crecimiento social, cultural y de servicios, incluso hasta el día de hoy. “

Segura de sus argumentos afirma con vehemencia:” al fracaso material y urbano que conlleva esta iniciativa, entonces, no trascendió a la colocación de su “piedra fundamental”, las consecuencias y los efectos negativos de los eventos promocionales que fueron hechos para celebrar la emisión del decreto; Por lo tanto, este acto legislativo dio lugar a otros eventos simbólicos colaterales ocurridos dos días después de la promulgación del decreto, específicamente el 2 de julio de 1961, que incluyó -incluso- la presencia del presidente de la República, Rómulo Betancourt, a quien correspondió  la “piedra fundamental” y sello de su firma en un “acto fundacional”, simulando un acto, anclado simbólicamente en una práctica colonial obsoleta, fuera de las leyes territoriales venezolanas vigentes en el siglo XX. “Sin embargo, – aquí lo preocupante” – afirma: “Este acto validó y oficializó un discurso histórico transgresor del proceso histórico regional de Guayas, que no incluyó los referentes del pasado local de San Félix y Puerto Ordaz, ni el referente constitucional génesis y majestad de la institución municipal. En este contexto, las referencias relacionadas con la acción y gestión de la Corporación Venezolana de Guayana y la amplia promoción del Programa Guayana fueron privilegiadas, en este caso, aquellas relacionadas con la planificación de una nueva ciudad.” “Durante seis décadas, la historia de la ciudad se enseñó en nuestras escuelas, no en la historia del municipio. En la memoria colectiva local es el 2 de julio y no el 29 de junio, el aniversario que identifica a los ciudadanos con el entorno inmediato y su pasado.”

HABITANTES EXIGEN UNA MEJOR CIUDAD

Esta es solo parte de la historia de Ciudad Guayana, conocida por muchos como la tierra del “oro, hierro y mujer”, la cual a través del tiempo se ha convertido en referencia mundial por sus potencialidades mineras, flora y fauna.

Aunque hoy en día la mayoría de calles de Ciudad Guayana se ven invadidas por la basura y desechos, además de los deficientes servicios públicos que afectan el buen desempeño de empresas, hombres, mujeres, estudiantes y profesionales;  sus habitantes siguen apostando por su recuperación, por lo que exigen a sus gobernantes trabajar de manera mancomunada con el sector privado para lograr los objetivos en pro de toda la colectividad. NMM/REDG/FOTO: EDG