Ciudadanos con menos poder adquisitivo tras alza del dólar paralelo

0
293

Comercios no usan la tasa fijada por el Banco Central de Venezuela

Este jueves el dólar paralelo superó la barrera del millón 700, cerrando en 1.782,534. Lo que significa directamente un alza en los precios de los productos y la pulverización del salario mínimo nacional que al cambio en dólares se ubica en 0.67.

Aunque el Superintendencia Nacional para los Derechos Socioeconómicos (Sundde), le exige a los comercios fijar el costo de los productos a la tasa del Banco Central de Venezuela que es de 1.561,382, la gran mayoría se basa en el dólar paralelo, alegando que ellos no acceden al dólar oficial por lo que deben comprarlas divisas igual que las demás personas, en el mercado negro.

En Venezuela desde hace un par de años se viene manejando transacciones en dólares, sin embargo no fue hasta finales de 2019, principios de 2020 que en Ciudad Guayana se hizo normal ver como los comercios colocaron a cada producto los precios en dólares junto al monto de la tasa del día para los que fueran a pagar en bolívares.

Asimismo se dan los casos de los que solo muestran sus precios en bolívares pero los ajustan a diario según la variación del dólar.

Esta situación preocupa al guayanés Roberto Lugo, quien expresó no saber que más hacer para ajustarse todos los días a los precios de los alimentos en dólares cuando a él le pagan en bolívares.

En el caso de la harina de maíz que tiene un valor en el mercado de un dólar y medio, al cambio en bolívares este producto costará aproximadamente 2 millones 500 mil bolívares, asimismo pasa con el queso, fijado en 3.5 dólares que al cambio el kilo valdrá 6 millones 244 mil.

Es decir, el comprador tendrá que gastar 8 millones solo para comprar un kilo de harina de maíz y un kilo de queso.

Comercios que tienen una tasa distinta

Otra de las situaciones que se dan en Ciudad Guayana, es la de que algunos establecimientos no se ajustan ni a la tasa del Banco Central ni al del paralelo, sino por encima.

Dicha acción provocará que ahora con el dólar en alza, los consumidores paguen mucho más por sus productos. Rossany Mattey