Claman justicia por muerte de transportista

0
111

Allegados aseguran que el crimen no tiene relación con un robo, sino, que de acuerdo a cómo sucedieron los hechos, fue con premeditación y alevosía.

La mañana de este miércoles, el dolor y la incertidumbre invadieron la vida de los familiares de Alexander Berrio Ordoñez, de 36 años, el hombre que fue asesinado de un disparo el martes, en la autopista Macagua, sentido San Félix-Puerto Ordaz.

Entre llantos, abrazos, y clamores a Dios, se plantaron frente a la sede del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) hasta esperar respuestas en torno al caso y, retirar el cadáver.
Aunque las investigaciones no han arrojado respuestas positivas, ellos mantienen una hipótesis de lo que pudo haber pasado.

DESCARTAN ROBO

Remberto Berrios, hermano del infortunado, dijo que el crimen no tiene relación con robo, pues en la manera que ultimaron a Alexander, parece haber sido un encargo.
«A mi hermano le dieron un tiro en el ojo derecho y, para que fuera así, el homicida tuvo que haberse acercado al vehículo, ya que Alexander murió sentado en el asiendo del chofer», analizó el familiar.

El informante pide a las autoridades que esclarezcan este hecho sangriento y que den con la captura del criminal, de cuya persona ya tienen un señalado.

VIEJA AMENAZA
Según lo explicado por varios de los dolientes, hace dos meses, el occiso había sido despojado de su carro que, con tanto sacrificio, logró adquirir a un conocido. Esto ocurrió en el Cruce de la 45, de San Félix.

En ese momento, el delincuente utilizó una escopeta para perpetrar el atraco junto a otro compinche y una mujer. Además, se llevaron su teléfono celular.

De inmediato, «Chende» como también era conocido por sus seres queridos, se dirigió hasta el Cicpc para formular la denuncia de lo que había ocurrido. Días más tardes, para su sorpresa, el facineroso tomó un número telefónico del celular robado, y se comunicó con la víctima arrojando constantes amenazas de muerte.

También se supo que del equipo móvil, perteneciente a Berrios, el presunto antisocial había publicado una foto por el WhatsApp, siendo identificado como el atracador de aquel entonces.

Todas estas aristas, hacen intuir a los allegados del fallecido que el individuo del robo, es el responsable de darle muerte «Chende», esto, debido a que ambas accione se ejecutaron con escopeta.

Curiosamente, el hombre que le vendió el carro hace un año, es el mismo que le había alquilado el Chevrolet Aveo, color azul, placa FBI85S, donde fue ultimado. Esta persona no se ha manifestado aún.

ÚLTIMA LLAMADA

Por su parte, el único hijo de Berrios, indicó que «Chende» momentos antes del fatal episodio, se comunicó con su esposa para decirle que iba de regreso a casa, pero que primero iría hacia donde el propietario del carro para llevarle el dinero obtenido. De allí no volvió a saber más de él.

Berrios, trabajaba en la Ejecutiva Orionka desde hace dos semanas, línea de transporte dedicada a viajes para Puertos la Cruz y Barcelona.
Tenía su residencia en Mini Finca, lugar donde durante siete años formó su hogar junto a su esposa. Era el quinto de once hermanos.

«¡Dios ten misericordia! No puede ser que hayan matado a mi negrito de esta manera. ¡Ay qué dolor! Expresó su madre.
Despiece: Era del Vigía: Alexander Berrios, era originario del Vigía, estado Mérida. Hace siete años llegó a Guayana en compañía de su mujer buscando una mejor vida para ambos, pero un inescrupuloso pistolero derrumbó ese provenir.