Clínica Puerto Ordaz inauguró farmacia y capilla

0
478

La Clínica Puerto Ordaz se empeña en conservar el sitial de honor que la sociedad le ha dado en Ciudad Guayana, y para ello, su directiva continúa la ampliación del centro de salud y mejora de las instalaciones.

Aunque ya contaba con un establecimiento comercial para ofertar medicinas, este año pensaron en la necesidad de brindar, tanto a los pacientes como a la comunidad en general, un lugar más cómodo y moderno para expedir los medicamentos, es así como nace Farmacia Venezuela, ubicada en el edificio nuevo del centro clínico.

«La necesidad de seguir sirviendo a la comunidad, especialmente a la que reside en los alrededores de la clínica, debía ser cubierta. La idea de abrir una nueva farmacia, más completa y mejor surtida, se había planteado desde hace unos años y por fin podemos hacerla realidad. Su apertura servirá para ayudar en la restitución y conservación de la salud de todos», dijo al respecto Antonio Silva Andrade, médico y director de la clínica.

Asimismo, se abrieron las puertas de la capilla donde, por primera vez, se leyó la palabra de Dios. Monseñor Mariano Parra Sandoval asistió al encuentro religioso para ser parte de la buena nueva y bendecir el lugar donde los pacientes y sus familiares pueden reencontrarse con Jesús y alimentar su fe al momento de visitar el recinto de salud.

«Esta capilla es una deuda que teníamos desde hace más de treinta y dos años, una deuda de la clínica para con Dios. Nos sentimos muy contentos de poder inaugurarla hoy. Es un sitio pensado para dar gracias y meditar, especialmente para el engrandecimiento del espíritu. Quienes visiten la Clínica Puerto Ordaz tendrán un lugar más para pedirle a Dios, para estar más cerca de él», agregó Silva.

Estos dos nuevos sitios de encuentro vienen a ser paradas obligatorias para quienes transitan por los pasillos de este conocido sanatorio que, por más de 30 años, ha servido a la comunidad guayanesa, al estado Bolívar y a las entidades vecinas que confían en el profesionalismo de su personal.

La ocasión fue propicia para reunir a la directiva con el personal médico y administrativo, proveedores y también con los allegados al centro de salud. Las encargadas del corte de cinta de la capilla fueron las doctoras Carmen Sayago de Silva y Milse de López, acompañadas por Francis Caruso, gerente de administración. Por su parte, el doctor Guillermo Maza Tirado tuvo el honor de proceder con el acto formal en la apertura de la farmacia.

«COSAS DE LA DIVINA PROVIDENCIA»

El doctor Silva Andrade destacó la importancia tanto de la capilla como de la farmacia en la Clínica Puerto Ordaz. «Actualmente tenemos una gran escasez en los insumos médicos, necesarios para atender emergencias, pero gracias a Dios contamos con un excelente equipo que nos va a asegurar la llegada de los medicamentos y demás requerimientos para cuidar la salud». Al mismo tiempo, elogió el trabajo de Karina Martínez, coordinadora de la farmacia, y de Francis Caruso, gerente del centro asistencial, quienes, certificó, «tienen la clínica muy buen equipada».

Por otro lado, confesó que la inauguración de ambos lugares coincidió gracias a «las cosas de la Divina Providencia», pues casualmente estuvieron listos al mismo tiempo. «Ambas son esenciales en un centro de salud: una para cuidar la salud física y otra para conservar la salud del espíritu». Igualmente, enfatizó en la presencia de Jesús crucificado en la capilla y recordó que, independientemente de la religión que profese el ser humano, hay que tener presente que hay un solo Dios para todos.