Cocinando en tiempos de crisis

0
150

Cocinar en estos momentos se ha vuelto una odisea. Los ingredientes difícilmente se encuentran, popularizando la frase «no hay». Pero no todo se queda ahí, cuando ese ingrediente añorado aparece frente a los ojos de los cocineros de Ciudad Guayana, se encuentran con una realidad poco favorecedora para los bolsillos de los «magos de la comida», esos que están dedicados a deleitar el paladar de los venezolanos en tiempos de crisis: el precio de los ingredientes es sumamente elevado, dificultando la compra de los mismos.

En medio de la crisis, aparecen personajes que deciden darle un toque de sabor a este amargo momento del país y sacan a relucir el ingenio que colocan día a día en cada uno de sus platos. Es ahí donde entre el destacado y afamado cocinero venezolano Sumito Estévez.

GUAYANA LA DESSPENSA DEL SUR
Con el fiel compromiso de destacar los sabores e ingredientes de la región Guayana, el chef Juan Carlos Sayalero, decidió traer a tierras guayanesas, nuevamente, como en la primera edición realizada en octubre del año pasado, al talentoso Sumito Estévez, quien estuvo presente en el gran salón Caroní del hotel Eurobuilding, deleitando a los asistentes con sus más destacadas recetas, resaltando el sabor y los ingredientes del estado Bolívar, que logró captar gracias a un viaje que realizó recientemente por la región Guayana, específicamente a Caicara del Orinoco.
En el evento también estuvo presente el profesor Rafael Cartay, gastrónomo e historiador, quien con sus años de experiencia en el tema, le puso un toque de historia a este gran evento.

COCINANDO CON LO QUE HAY
Para el chef y profesor Johnnys Pitter, en tiempos de crisis «cualquier ingrediente es bueno» para hacer los platos que necesita preparar. A pesar de la situación, es primordial tener mucho ingenio, creatividad y sobre todo esmero por brindarle al consumidor, un pato de calidad.
«Hay que adaptarse que hay en el mercado. Muchísimas veces me he topado con que quiero cocinar algo diferente y por las colas o lo caro de los productos, me he limitado a cocinar con lo que he encontrado. Pero no todo es malo, he aprendido a valorar los ingredientes que tenemos en nuestra región y a darle el uso adecuado a los mismos, dándole un toque único a cada plato que preparo».

LAS MADRES TAMBIÉN SUFREN
El día a día de una madre venezolana no es nada fácil. Ellas son cocineras por excelencia. A pesar de no tener un título o estudios «culinarios» en cocina, tienen que ingeniárselas para preparar la comida de su núcleo familiar. Tal es el caso de Carmen Cabrera, madre de familia y cocinera autodidacta que ha usado su creatividad para hacer de sus comidas «caseras pero con un toque gourmet».
«Me ha tocado innovar y he sacado mi creatividad a florecer. Por las situaciones del país, uno la madre es la que más sufre, ya que todos los días tenemos que ingeniárnosla para preparar la comida más difícil de todas, como lo es el almuerzo. En definitiva, ha tocado adaptarse a la realidad y asimilar esta terrible situación».

CON AMOR TODO SE PUEDE
A pesar de la situación del país, muchos cocineros han sacado su mejor sonrisa para hacerle cara a esta realidad. Con dedicación y amor a la profesión, todo es posible. No hay escasez que apague la labor que diariamente hacen los «magos» en cada cocina que laboran. Es primordial condimentar con compromiso, aderezar con dedicación y saborear con dulzura cada día de trabajo, ya que al final, el consumidor se dará cuenta en cada cucharada, del esfuerzo que han colocado los cocineros para presentar un plato de calidad.

INGREDIENTES AUTÓCTONOS
Zumito Estévez se mostró muy complacido por cocinar con los ingredientes autóctonos del estado Bolívar. Entre los que destaca, la Aymara, el pez más grande de la laguna Canaima y el que llega a pesar hasta 15kg; la tilapia, pez criado en las diferentes lagunas de nuestra región; el Lau-lau, que es considerado el bagre de rio más grande de Venezuela y orgullo del estado Bolívar; y la baba, que es el caimán de agua dulce.