Columna: Bajo Control

0
2142

CENTROS DE NATUROPATÍA COMUNITARIA. (Parte III)

I.

Los Centros de Naturopatía Comunitaria tienen tres frentes de lucha permanente: a) SANAR a los enfermos y enfermas cuyos órganos no estén destruidos o muertos, superando las acciones calmantes de síntomas con acciones sanadoras que ataquen la causa-raíz con leyes de la naturaleza; b) MANTENER la salud del resto de la comunidad con órganos en buenas condiciones, independientemente de su funcionamiento, alertando sobre los daños (cáncer, diabetes, hipertensión, estres, angustias, obesidad, insomnio y diversas manifestaciones de locura moderna) que sufren el cuerpo, la mente y el espíritu del ser humano con la mala alimentación y los estilos de vida antihumanos y c) como tercer frente se tiene la lucha por RESCATAR la cultura de vida saludable, libre y soberana basada en alimentos sanos (ni transgénicos, ni sintéticos, ni importados, ni quimicalizados) complementados con fuentes energéticas y bioceúticas como plantas medicinales, minerales, agua, sol, aire, tierra, magnetismo, electricidad (con pocos o ningún producto farmacéutico) y desarrollada en un ambiente de armonía con el resto de los seres y reinos que nos hacen compañia en el planeta.

Es una lucha ardua y dura porque el modernismo y el consumismo, a través de teorías y prácticas globalizadores que desnaturalizan la vida para consumirse nuestra salud y vitalidad hasta convertirnos en chatarras humanas, han impuesto en muchas mentes antivalores que los llevan a la muerte penosa y prematura.

Han convencido a gran parte de la humanidad que lo tradicional es sinónimo de atraso e ignorancia. En eso está la clave para que mucha gente siga despreciando a la salud natural, a las plantas medicinales y a las comidas criollas, mientras se hace adicta a la comida chatarra, a los productos farmacéuticos y los procedimientos quirúrgicos.

Por ejemplo, hay quienes dicen “yo sé que el estres, los trasnochos, la Coca-Cola, la mayonesa, las salsas y los productos refinados me están matando pero yo sigo con ellos porque uno de todas maneras se va a morir”.

Duele que esa gente, aunque sufre demasiado y gasta mucho dinero, no pueda distinguir que es mejor vivir con salud (bienestar) que vivir enfermo (malestar),lo cual es un problema personal y familiar en principio, pero cuando tiene características de pandemia o epidemia se convierte en una debilidad estratégica en la comunidad y la Patria.

II.

Cada Centro de Naturopatía Comunitaria tiene que proteger la vida de la muerte, la enfermedad, el dolor y la ansiedad como me ha escrito desde Bangladesh, el gran amigo y estudioso de la salud F. Hakim.

Palabras que para concretarse requieren de las buenas prácticas autóctonas de las ciencias, artes y oficios de la salud natural en Venezuela (indígena, tropical, folclórica y doméstica).

También hay que enmarcarse en los principios y las observaciones naturistas registradas en las obras del gran Hipócrates (460 años A.C). Especialmente frases estructurantes como: a) “Natura medicatrix” (la Naturaleza es la que cura); b) “el aire, el primero de los alimentos y el primero de los medicamentos” y c) “Que tu alimento sea tu medicina y tu medicina sea tu alimento”.

Esta última frase es un impulso para asumir como principio de honor en los Centros de Naturopatía Comunitaria la atención a la alimentación en su conjunto. Eso pasa por aprender y enseñar, por una parte, a analizar el sistema digestivo, y por la otra, a tener criterio de qué, cuándo y cómo comer. Solo con una alimentación natural e higiénica, los humanos estamos en gran capacidad para mantenernos sanos en toda la extensión de la palabra salud (cuerpo, mente y espíritu).

El estómago (considerado el segundo cerebro), lleno de una comida sintética inútil, nunca segregará los jugos gástricos correctamente y sus paredes-mucosas se deteriorarán irregularmente, razones por las que habrá indigestión, desnutrición y otros trastornos, así como señales débiles y erróneas al cerebro, todo contribuye con el malestar (latente, agudo o crónico) potencialmente mortal. Esta situación precaria afecta el proceso de nutrición y es la antesala a 100 enfermedades que se generan por problemas de Colon. Toda una tragedia causada por la mala alimentación.

III.

Es una tarea importante que cada centro cuente con un análisis de las expresiones de malestar en la comunidad respectiva, previo al inicio de sus funciones.

Se requiere un censo para cuantificar los casos, bien sean únicos o múltiples en la misma persona: Depresión, Ansiedad, Insomnio; Gastritis, Pancreatitis, Obesidad, Ulcera, Diabetes, Colesterol Alto, Estreñimiento, Osteoporosis, Colon Irritable, Alergias, Dolores de Cabeza, Presión Arterial Alta, Retención de líquido, Artritis, Artrosis, Problemas de Tiroides, entre otras.

Luego el centro desarrollará un cronograma de consultas y orientaciones para la sana alimentación o salud nutricional, según sea el grado de complicación que arroje el análisis de la comunidad.

Venceremos!!!

Alexis Adarfio Marín.

aadarfio@hotmail.com