Columna: Bajo Control

0
255

DORMIR BIEN, UNA FORTALEZA EN PANDEMIA. Parte 2

I.
Para el año 2018, en Venezuela habían unos 9 millones de personas con serios trastornos del sueño, cuestión que nos ha ocupado parte del tiempo en desarrollar estrategias para su prevención y oportuno tratamiento. Hoy día, en tiempos de pandemia, la cantidad afectada es seguro que creció exponencialmente, lo cual nos preocupa e impulsa a acelerar la campaña “Dormir bien, una fortaleza en pandemia”.

Dormir bien no depende de un solo factor, como muchas veces nos hacen creer. Por ejemplo, no depende de un medicamento milagroso ni “Extra Forte”.

Dormir bien depende del sincronismo de muchos elementos y condiciones como: 1) ambiente agradable para dormir; 2) buenas practicas de higiene mental; 3) glándulas productoras de las hormonas del sueño, calibradas y en buen estado; 4) alimentación con productos que contengan triptófano; 5) ingesta oportuna y razonable de plantas medicinales; 6) estilo de vida saludable y 7) manejo adecuado del estrés.
La melatonina es la hormona del sueño. Es importante saber que esta hormona es producida diariamente por la glándula pineal que está en la base del cerebro, una glándula que se calibra con la luz solar y se descalibra, tanto con la luz de pantallas de teléfonos, televisores y computadoras, como con las ondas de artefactos electrónicos. También hay medicamentos que afectan la producción y asimilación de melatonina. La materia prima usada por la glándula pineal es un aminoácido, el triptófano.
II.
Es obligatorio consumir alimentos que contengan triptófano (con mayor razón si estamos en la tercera edad) para garantizar la producción de melatonina: a) de origen vegetal, entre los que tenemos: cereales integrales (maíz, avena, trigo, pira, quinua) cacao amargo, dátiles, semillas de ajonjolí, girasol y de auyama, garbanzos, lentejas, auyama, maní, plátanos, mango y b) de origen animal siempre que no sean producidos industrialmente: leche, huevos, queso, pescado, carnes de conejo, iguana, chivo, ovejo, marrano, pato, pavo, codorniz y pollo.
Cuando es evidente la poca producción de melatonina, es recomendable el complemento de infusiones de alguna de las plantas medicinales que tenemos en Venezuela:
a) Lechuga.
b) Manzanilla, una cucharada de flores secas por taza;
c) Naranja, 2 hojas verdes por taza;
d) Oregano, una cucharada de hojas secas por taza;
e) Toronjil, dos cucharadas por taza.
f) Lochita, 2 hojas por taza.
g) Pira, una cucharada de hojas secas de pira por taza.
h) Cayena, dos flores por taza.
Endulzar siempre con una cucharadita de miel de abejas.
III.
Hoy están mas vigentes los planteamientos sobre la necesidad de: a) organizar la Sociedad Venezolana del Sueño; b) desarrollar cátedras libres sobre Dormir Bien y su importancia; c) potenciar el arsenal biocéutico contra el insomnio; d) desplegar las fuerzas y terapias para Dormir Bien y atender los millones de personas que sufren trastornos del sueño en Venezuela y e) establecer contactos con la Academia Venezolana de Medicina del Sueño.
Nuestra disposición para apoyar con Orientaciones para el Buen Dormir y con los protocolos de prevención y tratamiento oportuno de los trastornos del sueño, todo en el enfoque naturista.

Alexis Adarfio Marín
aadarfio@hotmail.com