Columna: Bajo Control

0
345

INTESTINO DELGADO, NUESTRO SEGURO EN PANDEMIA

I.

El Intestino Delgado es la parte donde se asegura el acto masivo de nutrición (el particular es en la célula), es la zona de acabado digestivo y transferencia de nutrientes del sistema digestivo al torrente sanguíneo.

Pero así como llegan nutrientes al Intestino Delgado, también llegan sustancias y microorganismos que pueden ser nocivos para el funcionamiento del cuerpo humano. Esta condición se atiende con un Mecanismo Inteligente de Absorción (MIA) que da paso a los nutrientes y bloquea virus, bacterias, hongos, toxinas y comida sin digerir, qué si pasan a la sangre, van a provocar un caos en las células y enfermedad en nosotros.

Se aprecia que el Intestino Delgado tiene una misión de defensa importante, cuidado si no es la mas importante, ya que evita la contaminación de la sangre y en consecuencia enfermedades generalizadas de nuestro organismo.

Luis Miguel Oliveiras de Ediciones de Salud, Nutrición y Bienestar, SL (España), señala que “El 80% del sistema inmunológico depende de la flora intestinal, y cuando las bacterias tóxicas la desequilibran (disbiosis), pueden originarse más de 100 enfermedades”, un numero de enfermedades manejado siempre por el gran naturista Keshava Bhat.

En conclusión, el Intestino Delgado es nuestro gran intercambiador de energía para la vida y el escudo principal para la salud. Por tal razón, debe estar sano todo el tiempo.

Cuando tenemos un Intestino Delgado enfermo, el MIC no funciona, dificultando el paso a los nutrientes y peor aun dejando pasar al torrente sanguíneo, todo lo que llega del estómago, incluso las sustancias y microorganismos dañinos.

En tiempos de pandemia y de alta carga viral en muchos ambientes, se hacen muchas recomendaciones administrativas, sanitarias y medicas pero no se toca lo esencial: que necesitamos un cuerpo sano y resistente, condición que no es posible si el Intestino Delgado está enfermo y no cumple con su función de transferencia de nutrientes y descarte de elementos indeseables.

II.

El peor enemigo del Intestino Delgado es la inflamación, por lo tanto, debemos protegernos de está “enfermedad del desarrollo” y no esperar a estar inflamados para buscar “milagrosos” medicamentos o cirugías con “tecnología de punta”.

Hay muchas causas por las cuales se inflama el Intestino Delgado, pero entre las mas comunes tenemos cinco:

Mala alimentación con comidas ultra-procesadas (enlatados, embutidos, a-calóricos), azúcares y harinas super-refinadas, refrescos, conservantes, saborizantes y colorantes, los cuales aportan la mayor cantidad de toxinas que el cuerpo no reconoce y en consecuencia se inflama de manera crónica como una respuesta natural ante los desequilibrios.
Es el estrés físico y emocional de las sociedades urbanas provoca inflamación en la mucosa intestinal.
Las infecciones por candidiasis, lombrices intestinales y desequilibrio bacteriano.
Comida sin digerir que llega del estómago.
Toxinas contenidas en antiácidos, antibióticos y esteroides.
También tienen su efecto inflamatorio las úlceras, enfermedad celíaca y el intestino irritable entre otras.

III.

Hay cinco cosas que podemos hacer para mantener la salud de nuestro Intestino Delgado y ser inmunes con pandemia y sin pandemia:

Valorar la Salud Gastrointestinal con un análisis de Bioescaner Cuántico, en el cual se mide el COEFICIENTE DE ABSORCION DEL INTESTINO DELGADO junto a otros coeficientes asociados a la eficiencia del sistema (secreción de pepsina, peristalsis gástrica, absorción gástrica y peristalsis del intestino delgado.
Visualizar el Iris de los ojos para identificar variaciones en la zona de Intestino Delgado.
Someterse a un estilo de vida saludable y terapias anti-estrés
Reducir hasta suprimir el consumo de alimentos inflamatorios (azúcar, leche en polvo, margarinas, harinas super-refinadas y sus derivados, medicamentos como el paracetamol, enlatados, embutidos).
Incrementar el consumo de alimentos saludables, preferiblemente 80 % vegetales (aceite de coco, aceite de oliva, mantequilla clarificada, mantener la flora intestinal con probióticos y prebióticos; frutas y verduras de colores producidas orgánicamente).

En caso que sea necesario una recuperación del Intestino Delgado, sugerimos las medicinas naturales y las terapias complementarias.

Alexis Adarfio 

Naturópata 

aadarfio@hormail.com