Columna: Bajo Control

0
66

PREVENIR ENFERMEDADES NO TRANSMISIBLES EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS

I.

La matriz de opinión pública mundial se ha focalizado en la Pandemia por coronavirus y solo se muestran cifras de las personas diagnosticadas y las fallecidas por contacto con el coronavirus y se ha invisibilizado la situación de otras enfermedades y la mortalidad por ellas causada.

No cuadra en el sentido común que se hayan paralizado las defunciones por otras causas que no sea el contacto con Covid-19. Es impensable que no hayan muertes por Enfermedades Crónicas o No Transmisibles (ENT) cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su boletín del 13 de abril de 2021 (con datos de 2019), señala que “Las enfermedades no transmisibles (ENT) matan a 41 millones de personas cada año, lo que equivale al 71% de las muertes que se producen en el mundo”.

Por todos es conocido que la tendencia es creciente, pues la misma OMS, en su oportunidad informó, que en 2015, “(…) del total de defunciones en todo el mundo (58 millones), 36 millones eran por enfermedades crónicas o Enfermedades No Transmisibles (ENT)”, de tal manera que para el año 2021, las muertes por ENT deberían estar por el orden de los 44 millones y los casos detectados deben ser no menos de 10 millones.

Estas cifras invisibles pero ciertas y aterradoras, tienen que llamar la atención para reforzar los mecanismos de prevención de ENT dada la gran mortandad que causan a su ritmo histórico: 10 veces mas que las muertes por coronavirus que en 18 meses alcanzan unos 4, 5 millones de muertes.

II.

Los gobiernos, las comunidades, las familias y los individuos tenemos que hacer algo, a sabiendas que la pandemia de las ENT sigue en pleno desarrollo.

Destaca la OMS que los principales tipos de ENT son las enfermedades cardiovasculares (como los ataques cardiacos y los accidentes cerebrovasculares), el cáncer, las enfermedades respiratorias crónicas (como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica y el asma) y la diabetes. Ahora bien, como estas 4 enfermedades son causantes del 80 % de todas las muertes por ENT (32 millones), hay que asumir un protocolo mínimo de prevención contra ellas: un protocolo con estilo de vida saludable.

Consumir alimentos nutritivos. Nada de alimentos superprocesados, ni azúcar, ni chatarra.
Dormir 8 horas nocturnas.
No comer en horas nocturnas.
Manejar las situaciones de estrés.
Mantener los niveles de Vitamina D.
Limitar el consumo de proteínas, cuando se tiene edades de 50 o mas años.
Hacer ejercicios físicos.
Mantener el peso corporal saludable.
Evitar los campos electromagnéticos.
Evitar terapias de reemplazo hormonal sintético.
Disminuir el consumo de sal industrial.
Oxigene el cuerpo con respiraciones profundas.
Hidratar y alcalinizar su cuerpo diariamente.
Mantener los niveles de Coenzima Q10.
Mantener los niveles de Zinc.
Hacer ejercicios mentales.
Generar pensamiento positivo.
Cultivar la lectura edificante.

III.

La prevención de ENT exige:

Replantear el Plan de Acción Mundial de la OMS para las ENT, con mayor énfasis y presupuesto.
Cambiar las políticas, las prácticas y la prestación de servicios para enfocarlos en la naturaleza humana y no en el tecnicismo científico.
Incluir las medicinas naturales y terapias complementarias en los sistemas nacionales de salud pública.
Asumir que las ENT son una pandemia no virulenta pero catastrófica.
Tomar conciencia que la erradicación de las ENT es una decisión personal, ya que todas son prevenibles con estilo de vida saludable.
Organizar comités “Venezuela libre de Enfermedades No Transmisibles”.

Alexis Adarfio Marín 

Naturópata 

aadarfio@hotmail.com