Columna: Desde El Orinoco

0
2857

 ¿Valoramos la importancia de los Amigos?

Me permito compartir con mis apreciados lectores, esta historia, publicada en la página http://www.conelpapa.com/cursojovenes/amistad/amistad.htm, que dice lo siguiente:

“Recibí una llamada telefónica de un buen amigo. Me alegró mucho su llamada. Lo primero que me preguntó fue: ¿Cómo estás? Y sin saber por qué, le contesté: “Muy solo”

.”¿Quieres que hablemos?”, me dijo. Le respondí que sí y me dijo: ¿Quieres que vaya a tu casa?”. Y respondí que sí. Colgó el teléfono y en menos de quince minutos él ya estaba llamando a mi puerta.

Yo hablé durante horas de todo, de mi trabajo, de mi familia, de mi novia, de mis deudas, y él, atento siempre, me escuchó. Se nos hizo de día, yo estaba totalmente cansado mentalmente, me había hecho mucho bien su compañía y sobre todo que me escuchara, que me apoyara y me hiciera ver mis errores.

Me sentía muy a gusto y cuando él notó que yo ya me encontraba mejor, me dijo: “Bueno, me voy, tengo que ir a trabajar”.

Yo me sorprendí y le dije: ¿Por qué no me habías dicho que tenías que ir a trabajar? Mira la hora que es, no has dormido nada, te quité tu tiempo toda la noche”. Él sonrió y me dijo: “No hay problema, para eso estamos los amigos”.

Yo me sentía cada vez más feliz y orgulloso de tener un amigo así. Le acompañé hasta la puerta de mi casa…y cuando él iba hacia su coche le pregunté: “Y a todo esto, ¿por qué llamaste anoche tan tarde?”.

Él se volvió y me dijo en voz baja: “Es que te quería dar una noticia…”.

Y le pregunté:”¿Cuál es?”

 Y me dijo: Fui al médico ayer y me dijo que estoy muy enfermo. Tengo cáncer. Es irreversible y terminal. Me quedan tres meses de vida”.

Yo me quedé mudo…; él sonrió y me dijo: “Ya hablaremos de eso. Que tengas un buen día.” Se dio la vuelta y se fue.

Pasó un buen rato hasta que asimilé la situación y me pregunté una y otra vez ¿por qué cuando él me preguntó cómo estaba me olvidé de él y sólo hablé de mí? ¿Cómo tuvo fuerza para sonreírme, darme ánimos, decirme todo lo que me dijo, estando él en esa situación…? Esto es increíble…

Mi amigo murió hace dos meses. Desde entonces mi vida ha cambiado.

Suelo ser menos dramático con mis problemas. Ahora aprovecho más el tiempo con la gente que quiero. Les deseo que tengan un buen año, y les digo: “El que no vive para servir…, no sirve para vivir…”

¿Qué les parece mis apreciados lectores?

Creo que esta impactante historia nos llena de hondas reflexiones. Muchos de nosotros, nos mantenemos ocupados, estresados, llenos de actividades y en permanente “corri corri” en nuestras vidas. Nunca tenemos tiempo para nosotros, para nuestras cosas, para el ocio, para la recreación y particularmente…..para compartir con nuestros amigos.

La ciencia moderna, gracias a Dios, ha logrado demostrar que los amigos son “medicina” para nuestras vidas. Los amigos nos llenan de alegría, de buena energía, de optimismo, de ganas de vivir y de ver nuestras vidas, de mejor manera. La amistad, sincera, leal, genuina y profunda, genera un enorme impacto en nuestros cuerpos. Estar con amigos, nos permite “dar y recibir” buenas energías, nos ayuda a elevar nuestro sistema inmunológico, a fortalecer nuestros corazones y cerebros. Los amigos son un verdadero “tesoro” que nos ayudan muchísimo, a superar duros trances y dificultades en la vida.

Por tanto, queridos lectores, nos conviene alimentar esa relación con nuestros amigos. Debemos “sacar tiempo” para ellos, dedicarles atención, retribuirles su cariño, ser recíprocos y tenerlos en nuestras prioridades. No esperemos a tener una demoledora experiencia, como la reciente historia que me motivó este artículo, para “pensar” en nuestros amigos.

A cambiar nuestras agendas y a darle mucha más importancia y atención, a nuestros amigos. Tanto nosotros, como nuestros amigos, recibiremos los enormes beneficios de esa amistad

Recordemos aquella vieja canción de Roberto Carlos: “Yo quiero tener un millón de amigos”. ¿Qué piensan mis dilectos lectores?

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Hasta la próxima semana. Gracias por leerme. Email: ywpalacios@gmail.com.

Twitter: @Waldo_Negron. Instagram: @waldonegron

Canal Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCmN9W8GHrXUZs88LEHudx8w

Página web: https://waldonegron.wixsite.com/website