Columna: Desde El Orinoco

0
3907

La importancia de los buenos ejemplos

Quiero compartir con mis apreciados lectores, esta historia, publicada en la página:

https://www.anecdonet.com/03/04/los-peques-siguen-el-ejemplo-de-los-mayores/.

El reportaje dice lo siguiente:

“Un niño de tres años de la localidad de Dianjiang (suroeste de China) necesita hasta diez cigarrillos diarios, después de que se volviera adicto por influencia del abuelo, informó este viernes el diario Chongqing Evening Paper. Los padres del pequeño tuvieron que emigrar a trabajar a la gran ciudad (Chongqing) y, como otros millones de familias chinas, dejaron al niño al cuidado del abuelo”.

“El anciano es un fumador empedernido desde hace años, y cuando el niño empezó a mostrar curiosidad por su pipa, el año pasado, el abuelo se la daba a probar como un juego. A partir de ese momento, el niño requería la pipa o los cigarrillos a diario, y si no lo conseguía, se ponía a llorar o se mostraba muy inquieto”.

“Es culpa mía”, reconoce el arrepentido anciano, que fue consciente de la adicción de su nieto cuando ya era demasiado tarde.

“Una psicóloga del Hospital Infantil de Chongqing, Mei Qixia, ha tenido que intervenir, ya que el abuelo intentó “desenganchar” al niño pero no contaba con los conocimientos necesarios. “Para acabar con la adicción, lo importante es que los familiares dejen de fumar”, señaló Mei como primer consejo. “Cuando quiera fumar, hay que distraer su atención con juguetes. Si todavía no puede conseguir que el niño se desintoxique, tendrá que ser obligatorio tratamiento con medicamentos”, finalizó.

Esta historia, con su dramatismo y lamentable realidad, representa una dura lección para todos los seres humanos. Los padres, familiares, amigos, son determinantes en la formación de los niños. Del mismo modo, los líderes de toda sociedad, organización, empresa, institución pública o privada o cualquier dirigente o persona con influencia en otros seres humanos, deben “asimilar” que sus ejemplos, actitudes, acciones y toda su conducta, son absolutamente esenciales en la formación, aprendizaje, modelación o influencia en quienes los rodean y más aún, en las personas que los ven como sus líderes, orientadores, formadores o guías.

El niño de la historia, tiene una fuerte adicción y un serio daño a su salud, generada por la “inocente” práctica de su abuelo. Del mismo modo, mis respetados lectores, nuestros incorrectos ejemplos, nuestras erradas actitudes y toda acción apartada del deber ser, sólo contribuyen a mal formar a quienes nos siguen, o forman parte de nuestra área de influencia.

De allí, la imperiosa necesidad de que sepamos llevar una vida ejemplar, que se oriente por principios éticos y valores morales adecuados. Los líderes, familiares, orientadores y maestros, debemos “merecer” esa distinción y tener las adecuadas conductas que dejen buenos frutos y sirvan de “modelo” a nuestro entorno y a las personas sobre las que  podamos tener influencia. Máxime ante los niños, quienes en su inocencia y deseos de aprender, es muy importante que seamos cuidadosos con las cosas que expresamos, y más aún con nuestras actuaciones, para evitar ser responsables de “formar”  personas alejadas de los buenos principios y nulo aporte a la sociedad.

Los padres tienen una ineludible responsabilidad, en la adecuada orientación a sus hijos. En los hogares se aprenden los principios básicos y se modela al futuro ciudadano, lo cual exige de sus padres, una acertada orientación y formación.

De igual forma, los líderes sociales de todo tipo, tienen una muy alta responsabilidad en la “difusión” de valores y actitudes entre sus seguidores. Los líderes de una organización o quienes ocupan cargos públicos y tienen la delicada responsabilidad de dirigir los destinos de una localidad, región o un país entero, son responsables de “modelar” esas ejemplares conductas y actitudes. Cuando un líder se aleja de las acertadas conductas y buenos ejemplos, cuando propicia el enfrentamiento, la exclusión, cuando su lenguaje no ayuda a generar acertadas conductas en la gente, cuando ese líder no respeta derechos humanos, o se involucra en casos de corrupción, violaciones a las leyes y sus actuaciones se alejan de la vida decente, ética, ejemplar, con la adecuada moral, está haciendo un gran daño a esa sociedad y se convierte en pésimo ejemplo para sus ciudadanos. Ojo con nuestros ejemplos

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Hasta la próxima semana. Gracias por leerme. Email: ywpalacios@gmail.com.

Twitter: @Waldo_Negron. Instagram: @waldonegron

Canal Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCmN9W8GHrXUZs88LEHudx8w

Página web: https://waldonegron.wixsite.com/website