Columna: Desde El Orinoco

0
1651

 Sin esfuerzos ni preparación, no seremos exitosos

Quiero compartir con mis respetados y distinguidos lectores, una aleccionadora historia, tomada de la página web: http://www.encinardemamre.com/premium/a-z/s/sufrimiento.htm
titulada LA TAZA DE TE. La historia reza lo siguiente:

“Había una pareja que viajaban mucho a Inglaterra para ir de compras en las hermosas tiendas. A ambos les gustaban las antigüedades y los artículos de barro, especialmente las tazas.

Un día en una hermosa y exclusiva boutique, vieron una hermosa taza.

El hombre dijo, “¿puedo verla? nunca he visto algo tan hermoso.” Y la vendedora se la mostró.

Mientras ella se la daba, la taza de repente empezó a hablar:

“Es que usted no entiende,” dijo la taza, “no siempre he sido una taza de té. Hubo un tiempo donde yo era roja y estaba en barro. Mi maestro me tomó y me enrolló y me pegó una y otra vez y yo grité, ‘déjame en paz.’

Pero el solo sonrió, ‘todavía no. “Luego me pusieron en una rueda que daba vueltas, dijo la taza, y de repente di vueltas y vueltas, vueltas y vueltas. ‘¡Párale! Me estoy mareando”, grité.

Pero el maestro sólo dijo, ‘Todavía no.’ “Luego me puso en un horno. ¡Nunca había sentido tanto calor! Yo me preguntaba por qué me quería quemar. Yo grité. Toqué en la puerta. Lo podía ver por la abertura y podía leer sus labios mientras meneaba la cabeza diciendo, ‘Todavía no.’

Finalmente, la puerta se abrió, me puso en una mesa y me empecé a enfriar.

Así, esto es mejor,’ yo dije.

Luego tomó una brocha y me pintó por todos lados. Los olores eran horribles. Pensé que iba a vomitar. ‘Detente! ¡Detente!’ exclamé.

El sólo dijo, ‘todavía no.’

‘Luego de repente me volvió a meter al horno, pero no como el primero. Este estaba dos veces más caliente y yo estaba segura de que me asfixiaría. Le rogué. Le pedí. Grité. Lloré. Todo este tiempo lo podía ver por una abertura moviendo su cabeza, diciendo, ‘Todavía no.

‘Entonces me di cuenta de que no había esperanza. Nunca lo podría lograr. Estaba lista para darme por vencida. Pero la puerta se abrió y me sacó y me puso en el estante.

Una hora después, me entregó un espejo y dijo, ‘mírate,’ y me miré, y dije, ‘Esa no soy yo, no puedo ser yo, es hermosa. “Soy hermosa!”

‘Yo quiero que recuerdes entonces,’ me dijo, ‘yo sé que duele ser enrollada y golpeada, pero si sólo te dejo, te hubieras secado. Yo sé que te mareaste cuando te di vueltas en esa rueda, pero si no lo hubiera hecho te hubieras hecho pedazos.

Yo sé que te dolió y que estaba caliente y desagradable en el horno, pero si no te hubiera puesto ahí, te hubieras estrellado. Sé que los olores eran fuertes, cuando te llené de pintura por todos lados, pero si no hubiera hecho esto, nunca te hubieras afirmado.

No tendrías color en tu vida, si no te hubiera puesto en ese segundo horno, no hubieras sobrevivido por mucho tiempo, porque la firmeza no iba a aguantar. Ahora eres un producto terminado”.

¿Qué les parece? Creo que esta historia nos merece profundas reflexiones

Lo que acabamos de leer es la esencia de la formación, preparación y el aprendizaje en nuestras vidas. Nacemos con muchas posibilidades y talentos, pero si esas potencialidades no se desarrollan, se afinan, procesan, se “pulen” y nos superamos, entonces se desperdician totalmente esos hermosos talentos que Dios nos entregó, a través de nuestros padres. Muchas personas creen, erradamente por supuesto, que, sin estudiar, ni formarse, ni prender un oficio y desarrollarlo, pueden “vivir tranquilos”. Esas equivocadas personas evaden los esfuerzos, los sacrificios, los necesarios momentos del estudio y el aprendizaje, que nos permiten el crecimiento que necesitamos para poder superar dificultades y concretar nuestras metas. Quienes toman ese “atajo” y la vida fácil y cómoda, negándose a superarse y mejorarse, terminan frustrados, decepcionados y arrepentidos. Quienes, con acierto, entienden la importancia de su “transformación y mejoramiento personal, cosechan el éxito y su realización.

 ::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Hasta la próxima semana. Gracias por leerme. Email: ywpalacios@gmail.com.

Twitter: @Waldo_Negron. Instagram: @waldonegron

Canal Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCmN9W8GHrXUZs88LEHudx8w

Página web: https://waldonegron.wixsite.com/website