Columna: Desde El Orinoco

0
356

¿Sabemos afrontar las Transformaciones y Cambios?

“Una noche, mientras paseaba por mi barrio, me encontré a un hombre que buscaba desesperadamente algo. Me sorprendió observar que, mientras se llevaba las manos a la cabeza y decía sin cesar, “¿dónde se habrán caído?”, daba vueltas y vueltas dentro un círculo muy reducido cuyo centro era una farola”…

“Me acerqué y le pregunté si le podía ayudar. Cuando me respondió afirmativamente, me di cuenta de que, además, estaba algo bebido”.

“¿Puedo ayudarle?”

“Sí, claro, por supuesto”

“¿Qué ha perdido?– le pregunté mientras comenzaba a buscar sin saber qué buscaba.
“Las llaves de mi casa. ¡¡Las malditas llaves de mi casa!!, me contestó con un tono pastoso de voz y unos ojos brillantes y enrojecidos”

“No se preocupe, le dije para tranquilizarle, seguro que las encontramos.

Me puse a buscar, y mientras lo hacía, le pregunté

¿Está seguro de que se le cayeron por aquí?

“Pues la verdad es que no, me contestó, pero aquí hay luz”.

Esta magnífica historia de Juan Mateo, publicada en HSM Global, nos evidencia una errada manera de buscarle solución a los problemas que se nos presentan en nuestras vidas.

Sabemos que tenemos un entorno sumamente complicado, muy variante, turbulento, de enormes incertidumbres y no parece apropiado, en muchos casos, la forma en que estamos intentando buscar soluciones en este entorno tan enigmático.

Una cosa es notoria, evidente e inocultable; ese realidad tan cambiante y novedosa, no podemos asumirla con los mismos métodos del pasado o con actitudes que antes podían resultar acertadas. No seremos efectivos ante los cambios y transformaciones, intentando aplicar los viejos métodos y pretender apoyarnos en un pasado lleno de experiencias que, ante la nueva situación, no sirven de mucho.

Lo que nos ocurre, al igual que al personaje de la historia, es que en el pasado tenemos “luz” y es donde intentamos encontrar las soluciones, basados en viejas experiencias, pero el problema es que la situación a la que nos enfrentamos es NUEVA y la experiencia acumulada resulta nula para resolver esta moderna realidad.

Para apoyarnos en la historia comentada hoy, estamos obligados a buscar la solución en la “oscuridad” o seguiremos dando vueltas a la farola, aplicando un método inútil, pero el cual conocemos a la perfección.

El drama, reside en que lo que está oscuro nos da miedo y, por lo tanto, lo rechazamos. Pero hay que armarse de valor y adentrarse en el túnel real y verídico que tenemos frente a nosotros, lleno de incertidumbres y realidades diferentes, con “una buena linterna”, sólo así, buscando de manera diferente podremos encontrar soluciones nuevas.

Nuestras vidas, la de cada uno de nosotros, así como la realidad de las organizaciones, depende muchísimo, de la manera que actuemos frente a las situaciones cambiantes y poco claras. Los líderes, directivos, gerentes y ejecutivos de las empresas, deben tener muy presente este aserto. Nunca se logran resultados distintos y transformadores, si hacemos las cosas de la misma manera

Lastimosamente, muchos de nosotros a nivel personal, como también los gerentes y líderes empresariales, se “aferran” a realizar las cosas de la misma manera, repetitiva, predecible y obstinados en repetir las mismas prácticas, aunque las mismas no estén dando los resultados esperados.

Los gerentes están obligados, ni siquiera se trata de una recomendación o sugerencia, a ser los impulsores del cambio, el mejoramiento y transformación de sus empresas e instituciones.

Las personas que se resisten a las transformaciones, que no desarrollan la creatividad, que no se cuestionan sus métodos, que pasan mucho tiempo haciendo lo mismo, de la misma manera y que se acostumbran a que las cosas no resulten excelentes, se constituyen (sin quererlo) en serias limitaciones e impedimentos, para el crecimiento y desarrollo de ellos mismos y también de las empresas, para las cuales trabajan. Los gerentes tienen que ser los   más interesados en los cambios, mejoras y transformaciones en las empresas, a cumplir las metas empresariales con vigor, con mucha sapiencia y con la humildad suficiente para reconocer sus omisiones.

Por lo tanto, los seres humanos no debemos buscar éxitos en la errada conducta de repetir lo que veníamos haciendo ni buscar soluciones en esa llamada “luz” que representa la experiencia pasada. Es impostergable que nos lancemos al ruedo de la inventiva, de ser luchadores contra la rutina aniquiladora del espíritu de cambio. Sin cambios y transformaciones….perecemos!!!!

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Gracias por leerme.

Email: ywpalacios@gmail.com.

Twitter: @Waldo_Negron.

Instagram: @waldonegron

Canal Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCmN9W8GHrXUZs88LEHudx8w

Página web: https://waldonegron.wixsite.com/website