Columna: Desde El Orinoco

0
326

¿Se pueden tener muchos amigos íntimos?

“Famina Famosina era un niña muy popular en su colegio. Era ingeniosa y divertida, y no se llevaba mal con nadie. No era casualidad que Famina fuera popular: desde pequeñita se esforzó en ser amable y saludar a todo el mundo, invitaba a toda la clase a su cumpleaños, y de vez en cuando llevaba regalos para todos. Era una niña muy ocupada, con tantos amigos, que casi no tenía tiempo más que para estar un ratito con cada uno, pero se sentía la niña más afortunada, sin ninguna duda era la niña con más amigos del cole y del barrio.

Pero todo cambió el día que celebraron en el colegio el día del amigo. Aquel día estuvieron jugando sin parar, haciendo dibujos y regalos, y al final del día, cada uno hizo tres regalos a sus tres mejores amigos. Famina disfrutó eligiendo entre tantísimos amigos como tenía, pero cuando todos habían terminado y habían entregado sus regalos, ¡Famina era la única que no tenía ninguno!

Famina se llevó un disgusto terrible, y estuvo durante horas llorando sin parar “¿cómo era posible?”, “¿tanto esfuerzo para tener tantos amigos, y resulta que nadie la consideraba la mejor amiga?”.

Casi todos se acercaron un ratito a consolarla, pero se marchaban rápido, lo mismo que ella había hecho tantas veces. Y entonces comprendió que ella era buena amiga, compañera y conocida de mucha gente, pero no era amiga de verdad de nadie. Ella trataba de no contrariar a nadie, y hacer caso a todo el mundo, pero ahora descubría que eso no era suficiente para tener amigos de verdad. Así que cuando llegó a su casa hecha un mar de lágrimas, le preguntó a su madre dónde podía conseguir amigos de verdad.

– Famina, hija – respondió la madre – los amigos no son algo que se pueda comprar con una sonrisa o unas buenas palabras. Si quieres amigos y amigas de verdad, tendrás que dedicarles tiempo y cariño. Con un amigo de verdad tienes que estar siempre disponible, en las buenas y en las malas.

– Pero yo quiero ser amiga de todos, ¡tengo que repartir el tiempo entre todos!- protestó Famina.

-Hija, tú eres encantadora -respondió su madre- pero no se puede ser amigo íntimo de todo el mundo. No hay tiempo suficiente para estar siempre dispuesto para todos, así que tus amigos de verdad sólo pueden ser unos pocos. El resto serán buenos amigos y conocidos, pero no serán amigos de verdad

Y Famina se fue decidida a cambiar para tener amigos de verdad. Y cuando estaba en la cama viendo qué podía hacer para conseguirlo, pensó en su madre: siempre estaba dispuesta a ayudarla, aguantaba todos sus disgustos y problemas, siempre le perdonaba, y la quería muchísimo…¡eso era justo lo que hacen los amigos!”.

Esta aleccionadora historia, publicada por Pedro Pablo Sacristán, en la página https://cuentosparadormir.com/infantiles/cuento/famina-famosina, nos lleva a la reflexión, sobre el significado de la verdadera y profunda amistad

Los estudios médicos, científicos y de especialistas de la conducta humana, han demostrado que las amistades, sinceras, intimas, profundas y genuinas, son un “bálsamo para la vida”. Los amigos ayudan a generar endorfinas y hormonas que nos ayudan mucho para la salud, alegría y felicidad. Los amigos permiten “desahogarse”, conversar, revisar proyectos existenciales, son relaciones de una gran calidad, generadoras de verdadero amor y solidaridad humana. Después de la familia (y en muchos casos hasta del nivel de la relación familiar) vienen las relaciones de amistad entre los seres humanos

Ahora bien, para que esa amistad tenga su verdadero efecto, para que logre desarrollarse y convertirse en una relación genuina, intensa, sublima, noble y de verdadero amor de amigos, es indispensable que haya una relación de gran profundidad, de mucho compartir, de vivir momentos de variado tipo, tanto alegrías como dificultades. Las amistades verdaderas no pueden ser superficiales y de poca profundidad. Los amigos se llegan a conocer de verdad y llegan a desarrollar un aprecio mutuo de gran calidad. Los amigos se dicen “las verdades” se cuestionan, se expresan con sinceridad y se busca el beneficio y progreso del otro. Ambos se ayudan se protegen, se dan ánimo y solidaridad

La niña de la historia de hoy, no lograba entender el verdadero sentido de la amistad profunda. Debemos diferenciar entre buenas relaciones interpersonales, lo cual es necesario y conveniente, siendo respetuoso y desarrollando empatía con los demás y por otra parte, tener amistades con la intensidad y la hermosura de esa relación que potencia, sanadora y que te impulsa a ser mejor persona.

Lo recomendable es llevarse bien con todas las personas, no hacer el mal a nadie y saber desenvolverse en las relaciones interpersonales, pero también, es necesario, desarrollar con pocas personas, esa amistad íntima, profunda y maravillosa que nos enaltece. Los amigos íntimos nos dan vida y felicidad

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Gracias por leerme.

Email: ywpalacios@gmail.com.

Twitter: @Waldo_Negron.

Instagram: @waldonegron

Canal Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCmN9W8GHrXUZs88LEHudx8w

Página web: https://waldonegron.wixsite.com/website