Columna: Desde El Orinoco

0
232

Los Emprendedores. Ejemplos de superación y perseverancia

Deseo compartir con mis apreciados lectores, algunos extractos de la historia del emprendedor belga Alain Coumon, creador de la cadena de panaderías Le Pain Quotidien,  escrita por Cecilia Filas y publicada en la Web Apertura/Negocios. El extracto dice:

“¿Cuál fue el momento más difícil?

Básicamente, pasé varias noches durmiendo en una bolsa de pan sobre el suelo, no sé si hay algo más duro que eso. Pero lo bueno de este negocio es que nunca se pasa hambre o frío, cuando dormís cerca de un horno de pan hace calor, obviamente, y siempre hay un pedazo de pan para comer. Está bien, ¿qué más se puede necesitar?

¿Cómo sobrevivió esos primeros seis años?

Aparte tenía mi propio restaurante así que me iba bien. Pero en un momento lo vendí, fueron tiempos difíciles a nivel financiero. Además, cuando se crece muy rápido los bancos no te prestan dinero porque necesitan evaluar el historial crediticio para tomar una decisión, y es complicado cuando empezaste hace pocos meses y quieren ver los resultados de tus últimos dos años. Necesitás comprar otro horno y tenés que pagarlo en efectivo, y llega ese punto donde hay que elegir entre quedarte con las ganancias o comprar el horno. Es una decisión difícil a veces, balancear la vida personal con el negocio.

¿Fue muy difícil empezar un negocio de cero?

Hay que estar motivado y abierto a los desafíos. Y en mi caso, también era un hobby así que no tenía la impresión de estar trabajando. Además, cuando me inicié en este rubro yo venía con un enfoque de consumidor: sabía exactamente qué tipo de pan quería hacer. No estaba pensando en hacer dinero, mi objetivo no era comenzar una cadena de panaderías o hacer una fortuna con esto, solo quería hacer un buen pan.

¿Cuál es la fórmula para manejar una empresa tan grade?

Pienso que el éxito en muchos países es que la compañía está bastante descentralizada. Nosotros aportamos las recetas de la marca, el entrenamiento técnico y nos aseguramos de que la calidad de la comida sea la misma en todos lados. Pero dejamos que cada sucursal maneje el resto del trabajo: la contabilidad, recursos humanos, esas otras cosas. Creo que es una manera inteligente de organizar un negocio, hay que delegar muchas responsabilidades en otra gente y tenés que confiar en ellos, en vez de concentrar todas las decisiones en la cabeza de tres personas. Y cuando el negocio está tan descentralizado, los equipos locales también son dueños del negocio, esa sensación es un factor clave para la gente que trabaja con nosotros.

Si tuviera que darle un consejo a los emprendedores, ¿Cuál sería?

Cuando tenés una idea y la gente dice “es una locura, nunca va a funcionar”, esa es tu oportunidad. Porque si algo es obvio, lo más probable es que otras personas ya lo hayan hecho antes. Otra cosa es que uno tiene que ser su primer cliente: yo sabía exactamente el pan que quería cocinar y hubiera estado dispuesto a pagar un poco más por esa calidad. Por último, uno no tiene que tener miedo de fallar porque muchas veces eso sucede. Y, lamentablemente, uno aprende más cosas de los fracasos que de los éxitos. Cuando se empieza un emprendimiento, te puede ir genial o te puede ir mal. En ese caso, sumas experiencia y te preparas para tu próxima aventura. Así que siempre se gana, pase lo que pase”.

Creo que estas reflexiones de Alain Coumon, resultan de enorme interés, para toda persona que aspira a convertirse en un emprendedor exitoso. Nuestro entrevistado, lleno de enormes ganas de triunfar, de salir adelante, de concretar su sueño, no se dejó amilanar ni desestimular por las críticas y malos presagios de quienes lo rodeaban.

Ser emprendedor requiere de una gran tenacidad, voluntad de acero, auto confianza elevada, mucha perseverancia, apasionamiento por lo que desea, adaptabilidad a los cambios y un optimismo y confianza en que, tarde o temprano, podrá cristalizar su proyecto.

Nuestro protagonista de hoy, tiene ahora un enorme crecimiento y una destacada cadena de panaderías, pero ese éxito le significó superar grandes y duras dificultades, hasta que el éxito se pudo concretar.

Quiero darles ánimos, aplausos, impulso y palabra de aliento y optimismo a todas las personas que desean adelantar un emprendimiento. No se amilanen, no se pongan “pequeños” ante las adversidades.

Sigan adelante con sus proyectos y vayan haciendo los ajustes que sean necesarios, sepan asesorarse, busquen expertos que le puedan dar soporte en los temas que ustedes no sepan bien. Suerte mis dilectos emprendedores!!!

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Gracias por leerme.

Email: ywpalacios@gmail.com.

Twitter: @Waldo_Negron.

Instagram: @waldonegron

Canal Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCmN9W8GHrXUZs88LEHudx8w

Página web: https://waldonegron.wixsite.com/website