Columna: Desde El Orinoco

0
194

¿Se puede desarrollar la Paciencia?

 Comparto con ustedes, esta historia real, muy ilustrativa y beneficiosa.

Había un joven campesino, quien comentaba lo siguiente: Recuerdo que un invierno mi padre necesitaba leña, así que buscó un árbol que supuso muerto y le cortó un trozo. Pero luego, en la primavera, vio desolado que al tronco aparentemente marchito de ese árbol, le brotaron nuevos tallos verdes y frescos.

Mi padre dijo: “Estaba yo seguro de que ese árbol estaba muerto. Había perdido todas las hojas en el invierno. Pero se ve que hacía tanto frío que las ramas se quebraban y caían como si no le quedara al viejo tronco ni una pizca de vida. Pero ahora advierto que aún alentaba la vida en aquel tronco”.

Y volviéndose hacia mí, me aconsejó:

“Nunca olvides esta lección. Jamás cortes un árbol en invierno. Jamás tomes una decisión negativa en tiempo adverso. Nunca decisiones importantes decisiones cuando estés en tu peor estado de ánimo. Espera. Sé paciente. La tormenta pasará. Recuerda que la primavera volverá”.

¿Qué les parece apreciados lectores?

En mi larga experiencia en la consultoría gerencial y la formación del talento humano, he visto innumerables casos de personas muy talentosas y hasta con buena preparación profesional, quienes han fracasado lastimosamente, por carecer de la debida y necesaria paciencia, para saber entender la manera de funcionamiento de las empresas y de la vida misma.

¿Cómo mejorar la paciencia profesor?, me preguntan con frecuencia en mis talleres de formación y crecimiento personal

Suelo reiterarles que la paciencia se puede lograr ejercitándola a diario, en cada momento de nuestras vidas. No es cuestión de un día, o unas semanas. Se requiere esa “actitud” permanente, constante y de mucha perseverancia para que esa paciencia “anide” en nuestras existencias.

Obviamente, hay que ir desarrollando nuestro Autocontrol para “dominar” esos impulsos que nos abordan con frecuencia. Más rápido de lo que suele pensarse, ese control personal da sus frutos y nos aleja de esas tempestades y turbulencias que rodean a las personas impacientes

Una técnica que resulta beneficiosa es no dejarse arrastrar por las preocupaciones y más bien “enseñarle” al cerebro que nos ayude a disfrutar de cada momento por pequeño que sea. Igualmente, debemos ejercitar nuestra propia motivación y aplaudirnos por cada logro que obtengamos y darnos cuenta que conseguir ese logro, implico esfuerzo y paciencia para esperar el resultado de nuestras acciones.

Identificar y conocer las cosas que logran impacientarte, reflexionar porque te impacientan y trata de distribuir responsabilidades entre otras personas o de salir de lo que no puedas manejar con serenidad, son otros “trucos” que te resultan muy beneficiosos

Practicar la meditación y realizar ejercicios de respiración y relajación, resulta muy positivo, para elevar esa paciencia tan necesaria en nuestras vidas

Finalmente, realizar frecuentes caminatas, lecturas y conversar con personas serenas, reflexivas y con ese equilibrio interno, nos ayuda mucho a consolidar nuestra paciencia

Mantenernos concentrados en nuestras metas y objetivos es otra clave para fortalecer la paciencia. Esa serenidad y concentración nos ayuda muchísimo a conocer esos grandes beneficios que significa alcanzar un estado de paz interior y mantener el equilibrio con nosotros mismos.

Lo cierto es que la paciencia es una poderosa herramienta personal que no ayuda muchísimo a entender la vida y a caminar con éxito en nuestras existencias

La lectura permanente, detallada y con serenidad, sobre la llamada Inteligencia Emocional, así como tanta literatura que encontramos en el internet o las redes sociales, orientada a fortalecer nuestra serenidad, la tolerancia, las relaciones interpersonales, la adecuada actitud ante la vida y cualquier tema que nos ayude en nuestro crecimiento personal, también son muy valiosas para fortalecer nuestra paciencia en la vida.

Un líder o gerente impaciente, impulsivo y falto de serenidad nunca logra el respeto, credibilidad, ascendencia e influencia que requiere entre sus seguidores o subalternos

Sin paciencia no hay éxito. Cultivemos nuestra paciencia

“La paciencia, es un ejercicio y una conquista sobre la propia voluntad.” Albert Memmi

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Hasta la próxima semana. Gracias por leerme Waldo Negrón.

Email: ywpalacios@gmail.com.

Twitter: @Waldo_Negron.

Instagram: @waldonegron

Canal Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCmN9W8GHrXUZs88LEHudx8w

Página web: https://waldonegron.wixsite.com/website