Columna: Desde El Orinoco

0
255

¿Sabías que la salud, productividad y felicidad….están dentro de ti?

“Las enfermedades son el resultados de emociones en conflicto. El cuerpo experimenta el resultado del manejo de nuestras emociones y cada uno de los trastornos de salud que sufren nuestros órganos, tienen una explicación científica en nuestra manera de vivir en la sociedad actual. La salud o la enfermedad, según la manera de vivir, viene del interior de nuestros cuerpos”.

Estas son expresiones del Dr. Alvaro Hernán González, Director del Instituto Memphis en Colombia, famoso y reconocido experto en la relación entre salud y emociones. Este científico tiene 35 años estudiando la relación entre salud y emociones.

Las categóricas afirmaciones del mencionado especialista, unidas a los conocidos estudios del Dr. Daniel Goleman y de innumerables centros clínicos y hospitalarios encargados del tratamiento de enfermedades severas, cáncer y otros padecimientos muy delicados, ratifican lo que se ha convertido en un cambio paradigmático muy trascendente para la salud y para la gerencia moderna: La Salud, la Productividad y la Felicidad están, dentro de nosotros. No vienen del entorno, ni dependen de elementos externos a cada uno de nosotros.

Esos enjundiosos estudios han demostrado que al enojarnos y caer en un estado de rabia, incluso de tristeza y decepción, nuestra sangre eleva su viscosidad, haciéndose más espesa, disminuyendo la capacidad de transportar oxígeno, mientas que se debilita nuestro sistema inmunológico, con lo cual nos hacemos una presa fácil de la enfermedad.

Entiendo que estos impactantes y ultramodernos estudios generan cierta sorpresa, incredulidad y hasta sorna de muchas personas.

El liderazgo y la ciudadanía actual, deben tomar muy en cuenta estos descubrimientos e irlos incorporando en sus postulados actuales. Los líderes, ejecutivos, gerentes y supervisores de las más diversas organizaciones actuales, están obligados a tomar muy en cuenta estos nuevos descubrimientos y ponerlos en práctica en sus respectivas instituciones y empresas.

Del mismo modo, también en nuestras vidas personales, debemos hacer uso de tan extraordinarias investigaciones y cambiar esos paradigmas viejos, obsoletos y errados que han venido controlando nuestras existencias. La llamada Nueva Normalidad, nos obliga a introducir profundos cambios en nuestras actitudes, comportamientos y maneras de ver la vida y las sociedades.

Todos queremos, y luchamos mucho nuestra felicidad y realización, en nuestro paso por este mundo, así como una alta productividad laboral, acompañada de una sana y equilibrada vida.

Pues bien respetados lectores, el asunto es bien sencillo; requerimos un adecuado manejo emocional para obtener esos ansiados objetivos. El secreto está en evitar reaccionar por los impulsos, saber identificar y controlar nuestras emociones, ponerlas a nuestro servicio y aplicar una técnica llamada: Intercambio de emociones

Ese intercambio es muy práctico. Consiste en que usted sea capaz de identificar sus emociones y cuando “perciba” que le llega una emoción negativa (llamada tóxica), no se deje llevar por ese impulso, respire serenamente, cuente hasta 100 si es necesario y luego, busque una emoción positiva y “cámbiela” en su cerebro. Es decir, al pensar en la emoción positiva, su cerebro la “instala” dejándola alojada en su seno e incluso transportándolo hacia una realidad en la cual haya sentido la emoción positiva que acaba de recordar e internalizar.

Hágalo muchas veces, las cosas requieren su entrenamiento, y se dará cuenta que más rápido de lo que piensa, tendrá soltura para ese intercambio emocional y recibirá los enormes beneficios de esa permuta.

Resulta conveniente, que leamos sobre la Inteligencia Emocional y vayamos obteniendo un adecuado conocimiento del funcionamiento de nuestro cerebro, ubicar las respectivas emociones y su relación con cada órgano del cuerpo. Así encontrará la explicación de sus “dolores” y malestares frecuentes, en diferentes partes de su cuerpo.

Finalmente, los estudios gerencial sobre el tema han demostrado que en empresas donde han aplicado intensos programas de Inteligencia Emocional, sin cambio de equipos, tecnologías ni de otro tipo, han encontrado un incremento del 100 % de la productividad, mejoramiento de la calidad de sus productos, disminución del ausentismo y de los conflictos, reducción de las enfermedades y un mejor ambiente laboral, elevando la felicidad de la gente, así como la llamada lealtad institucional y el compromiso de su personal. Tremendos beneficios. No les parece?

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Waldo Negrón. Gracias por leerme.

Email: ywpalacios@gmail.com.

Twitter: @Waldo_Negron.

Instagram: @waldonegron

Canal Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCmN9W8GHrXUZs88LEHudx8w

Página web: https://waldonegron.wixsite.com/website