Columna: Desde El Orinoco

0
194

¿Cuánto esfuerzo requiere el Éxito?

Cierta vez, un hombre decidió consultar a un sabio sobre sus serios problemas personales. Luego de un largo viaje, hasta el paraje donde aquel Maestro vivía, el hombre finalmente pudo dar con él y le pregunta:

“Maestro, vengo a usted porque estoy desesperado, todo me sale mal y no sé que más hacer para salir adelante”. El sabio le dijo:

“Puedo ayudarte con esto ¿sabes remar?”

Un poco confundido, el hombre contestó que sí. Entonces el maestro lo llevó hasta el borde de un lago, juntos subieron a un bote y el hombre empezó a remar hacia el centro, a pedido del maestro.

“¿Va a explicarme ahora cómo mejorar mi vida?”, dijo el hombre advirtiendo que el anciano gozaba del viaje sin más preocupaciones.

“Sigue, sigue -dijo éste- que debemos llegar al centro mismo del lago”.

Al llegar al centro exacto del lago, el maestro le dijo: “Arrima tu cara todo lo que puedas al agua y dime qué ves…”.

El hombre, pasó casi todo su cuerpo por encima de la borda del pequeño bote y tratando de no perder el equilibrio acercó su rostro todo lo que pudo al agua, aunque sin entender mucho para qué estaba haciendo esto. De repente, el anciano le empujó y el hombre cayó al agua. Al intentar salir, el sabio le sujetó su cabeza con ambas manos e impidió que saliera a la superficie. Desesperado, el hombre manoteó, pataleó, gritó inútilmente bajo el agua. Cuando estaba a punto de morir ahogado, el sabio lo soltó y le permitió subir a la superficie y luego al bote. Al llegar arriba el hombre, entre toses y ahogos, le gritó:

“¿Está usted loco? ¿No se da cuenta que casi me ahoga?”. Con el rostro tranquilo, el maestro le preguntó:

“¿Cuándo estabas abajo del agua, en qué pensabas, qué era lo qué más deseabas en ese momento?”. -¡¡En respirar, por supuesto!! -“Bien, pues cuando pienses en triunfar con la misma vehemencia, con la que pensabas en ese momento respirar, entonces estarás preparado para triunfar”. Es así de fácil (o de difícil). A veces es bueno llegar al punto del “ahogo” para descubrir el modo en que deben enfocarse los esfuerzos para llegar a algo.

¿Qué les parece?

Creo que esta impactante historia, muestra muy claramente lo que implica el éxito en nuestras vidas. Muchos creen, equivocadamente por supuesto, que el éxito llega fácil y sin mayor esfuerzo. Muchísimas personas piensan que el éxito es cuestión de “buena suerte”

El éxito es el justo resultado de mucha dedicación, esfuerzo personal, inquebrantable voluntad por surgir y una tremenda pasión por alcanzar nuestras metas.

Tiger Woods, el famoso y laureado golfista mundial, estaba en una rueda de prensa, cuando un periodista le preguntó:

“Sr. Tiger, se dice mucho que usted es un hombre afortunado. Ha ganado todos los trofeos posibles, tiene dinero, prestigio y fama internacional. ¿Qué piensa sobre esa afirmación?”

El deportista Woods, pensó unos segundos y con expresión calmada y segura le respondió:

“Usted tiene mucha razón. Yo siento que entre más y más estreno, entre más esfuerzo y compromiso tengo con mi profesión, más suerte tengo”

Lastimosamente, muchas personas deambulan por la vida, esperando que otros les ayuden en sus vidas, o “presionando” a las instituciones publicas, gobiernos, para que les ayuden a resolver sus vidas. El resultado de esa “flojera” y pasividad, es una vida mediocre y sin grandes satisfacciones.

Por tanto, apreciados lectores, es fundamental que los padres, maestros, líderes, dirigentes y quienes nos dedicamos a la formación de otros, debemos tener muy presente, que es imprescindible reforzar en las personas, su deseo de triunfar, su profunda convicción en que pueden lograr sus sueños y anhelos y alcanzar sus metas. Lo que deben reforzar es su perseverancia, su indeclinable voluntad de triunfo, sus ganas de aprender, de superarse, de ser mejores y mejores, de no amilanarse ante las dificultades y mantener la confianza en sí mismos, para ser personas realizadas y exitosas.

¡Jamás habrá éxito, sin el debido esfuerzo!

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Waldo Negrón. Gracias por leerme.

Email: ywpalacios@gmail.com.

Twitter: @Waldo_Negron.

Instagram: @waldonegron

Canal Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCmN9W8GHrXUZs88LEHudx8w

Página web: https://waldonegron.wixsite.com/website