Columna: Desde El Orinoco

0
484

¿Por qué complicamos el funcionamiento de las empresas?

Les narro una interesante fábula empresarial, la cual evidencia la manera como las empresas complican las cosas fáciles y descuidad su verdadera esencia. Producir, ser rentables y sustentables.

“Todos los días, muy temprano llegaba a su empresa, la Hormiga productiva y feliz. Allí pasaba sus días, trabajando y tarareando una antigua canción de amor. Ella era productiva y feliz,

¡Ay! pero no era supervisada. El Abejorro, gerente general consideró que ello no era posible, así que se creó el puesto de supervisor, para lo cual contrataron a un Escarabajo con mucha experiencia en técnicas de supervisión y control.

La primera preocupación del Escarabajo supervisor, fue organizar la hora de llegada y de salida y también preparó hermosos informes.

Pronto fue necesario contar con una secretaria para que ayudara a preparar los Informes. Así que contrataron una Arañita muy picuda en redacción de informes que organizó los archivos y se encargó del teléfono. Mientras tanto, la Hormiga productiva y feliz, trabajaba y trabajaba.

El Abejorro gerente, estaba encantado con los informes del Escarabajo supervisor, así que pidió cuadros comparativos y gráficos, indicadores de gestión y análisis de tendencias. Entonces fue necesario contratar un Gorgojo especialista en ISO 9000, SPC y GDT para el supervisor. Y fue indispensable un nuevo computador con impresora a color. Pronto la hormiga productiva y feliz dejó de tararear sus melodías y comenzó a quejarse de todo el papeleo que había que hacer ahora.

El abejorro gerente, entonces, consideró que era momento de adoptar medidas. Así crearon el cargo de Gerente del Área donde trabajaba la Hormiga productiva y feliz… El cargo fue para Una cigarra “Black Belt” que alfombró su oficina se hizo adquirir un sillón especial.

El nuevo gerente necesitó – claro está – un nuevo computador y cuando se tiene más

de un computador. Hay que tener una red local y por supuesto un ingeniero de sistemas, cargo que fue ocupado por un aguerrido Piojo egresado de Tec del Sillicon Valley, muy ducho en Windows y todo tipo de paquetes informáticos. Con tanta información, el nuevo Gerente de Área, donde trabajaba la Hormiga productiva y feliz, pronto necesitó un asistente. Un Grillo trilingüe, con 5 años de experiencia en MRP, que había sido su ayudante en la empresa anterior, fue contratado para que le ayudara a preparar el plan estratégico y el presupuesto para el área donde trabajaba la Hormiga productiva y feliz. La hormiga ya no tarareaba sus viejas melodías y cada vez se le notaba más irascible.

“Vamos a tener que contratar un estudio de clima laboral un día de estos” dijo la Cigarra. Así que se contrató a una Luciérnaga especialista en esos temas.

Pero un día el gerente general, al revisar las cifras, se dio cuenta que la unidad de negocios (donde trabajaba la Hormiga productiva y feliz), ya no era tan rentable como antes. Así que contrató al Búho, prestigioso consultor deWorld Class Consulting Group para que hiciera un diagnóstico.

El búho estuvo tres meses en la empresa y pronto emitió un sesudo informe:

“Hay demasiada gente en esta empresa”

Así, el gerente general siguió el consejo del consultor y despidió a la hormiga productiva y feliz!”

¿Que les parece esta historia?. ¿No les resulta familiar con lo que ocurre en muchas de nuestras empresas y organizaciones actuales?

Muchos gerentes y líderes consideran (de manera equivocada claro está) que los problemas en las empresas, se resuelven contratando personal y complicando los procedimientos y la manera de funcionar la organización.

Con demasiada frecuencia, los gerentes pierden de vista la verdadera razón de existencia de una empresa y toman el camino equivocado, llevando al colapso a sus empresas.

Las empresas deben mantener su esencia vital: Ser rentables y sustentables. Deben dar los beneficios apropiados para sus accionistas, trabajadores y clientes, así como ser responsables socialmente, cuidar el ambiente y contribuir, decididamente a que las sociedades sean sustentables. No se puede producir a cualquier costo, contaminando al ambiente, enfermando a los trabajadores ni afectando negativamente al ambiente y la sociedad que rodea a las empresas.

Las sociedades requieren empresas saludables sostenibles, rentables y que paguen adecuados beneficios a sus trabajadores y colaboradores, en un ambiente grato, fraterno y de muy alta productividad.

Lastimosamente, vemos en muchas empresas actuales se desvían del acertado camino, pierden sustentabilidad no son auto sustentables, ni productivas ni rentables, así como excesivo personal improductivo y terminan despidiendo a la hormiguita productiva y feliz. Los líderes empresariales deben tomar en cuenta el mensaje de esta historia. Cuidemos a la hormiguita feliz y productiva

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Waldo Negrón. Gracias por leerme.

Email: ywpalacios@gmail.com.

Twitter: @Waldo_Negron.

Instagram: @waldonegron

Facebook: Waldo Negron

Linkedln: Waldo Negron

Canal Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCmN9W8GHrXUZs88LEHudx8w

Página web: https://waldonegron.wixsite.com/website