Columna: El Teniente Medina

0
2100

Volver a nuestras raíces

Pueblo mío, Soldado tuyo!!

I

Nos Fuimos al encuentro espiritual, político, comunal con la comunidad kariña, allá en el municipio Sucre, Parroquia Moitaco. Vaya que Glorioso, vaya que grandioso y hermoso, la cultura, las tradiciones y la sabiduría de la comunidad aborigen de Venezuela.

Es necesario volver a nuestras raíces, en donde se encuentra la formula ancestral para resistir y vencer. Es aleccionador, es determinante, contundente, es un sigma, es fulminante y es histórico ver como nuestros pueblosindígenas, siempre han estado organizados en comunidad, de allí brotó la idea de la organización comunal, de esa experiencia ancestral, por demás, organización que ha demostrado su alta capacidad para resistir los embates, las agresiones, y el uso de la fuerza del extranjero imperial para dominar los pueblos del mundo.

Nuestros aborígenes, nuestros indígenas respondieron a la conquista, respondieron a la agresión de la conquista con organización comunal, para poder producir y alimentarse, para poder entrenarse y combatir, y para poder garantizar la sobrevivencia y continuidad de nuestra raza, la sobrevivencia y continuidad de las nuevas generaciones.

La presencia de la comunidad aborigen en un territorio le da garantía de paz a esas tierras, pero a su vez le es incómodo, a los capitalistas, quienes ven la tierra como una mercancía para enriquecerse a través de la explotación del hombre x el hombre, y no como lo ven nuestros pueblos ancestrales indígenas y como lo deben ver los revolucionarios,como tierra para la liberación, la producción social,el desarrollo nacional y el bien común.

El Capitalismo tiende a llamar a estos lugares, territorios aislados, distantes del centro del poder político y económico que impone el viejo estado burgués, por lo tanto son comunidades y territorios en resistencia social.

O se rompe la saraza o se acaba la bobera!, pero es del buen entender, que estaremos en socialismo, cuando esas tierras hoy mal llamadas tierras aisladas, tierras distantes, sean en donde se distribuya, se administre, y se defienda el poder político, económico y social de la nación; porque a Dios Gracias, el poder cultural nunca ha salido de allí, es el poder cultural que nos ha garantizado la reserva moral y la fuerza espiritual, la base política y el piso histórico, para saber y poder defendernos; y para poder construir y fortalecer de manera permanente nuestra independencia y nuestra soberanía.

Alrededor de la comunidad kariña, en el pueblo de Moitaco, se observa fácilmente la devastación material y las heridas sociales que ha ocasionado la guerra económica imperial y a su vezla indolencia, indiferencia, ineficiencia y frialdad al amor a la patria que encarna naturalmente la estructura del viejo estado burgués, burocrático y corrupto.

Aun así, nunca encontraremos una comunidad indígena adormecida,  o con los brazos cruzados. En la comunidad kariña se ve la flor de la revolución; en el medio de la devastación, la escases y la pobreza, me encontré con el fuego de la revolución, que es la conciencia colectiva, la comunidad kariña lo que quiere es producir, loque quiere es sembrar sus tierras, para alimentar a su comunidad y alimentar de mas independencia a Venezuela.

El pueblo kariña se mantiene al frente de las políticas y misiones sociales de la revolución, son motores generadores de ideas, de proyectos, sobre todo de soluciones, las cuales acompañadas por su inmensa capacidad de ver hacia el futuro desde una visión comunal, se convierten, estas propuestas, en verdaderas rutas para impulsar y consolidar la revolución socialista.

La comunidad nos llevó a una aldea universitaria, a los ambulatorios, a las escuelas, a los proyectos de viviendas, a las tierras de siembra;un pueblo valiente, leal y constante, entre campesinos, enfermeras, maestros, padres, soldados, estudiantes, obreros, trabajadores todos y todas, azuzada por la guerra económica y la falta de recursos logísticos para resolver, atender e impulsar los planes de protección social y económica de sus integrantes, pero dando la pelea de pie, con dignidad, haciendo críticas responsables y especialmente con la claridad política e histórica del rol y las acciones que deben tomar para defender la Patria del Imperio y de los enquistados, tibios, infiltrados y pequeños burgueses que tenemos adentro, que mantienen una agenda oculta en contra del pueblo Bolivariano y Chavista, a favor de la contrarrevolución.

Tenemos que activar desde la política revolucionaria planes de contingencia, recuperación y protección de las comunidades indígenas, que hoy vuelven a darnos el ejemplo de lealtad y coraje, pero que exigen participación y protagonismo en la gestión y administración de recursos públicos  locales, y de esa manera poder pasar a la ofensiva en el medio de la guerra.

II

A los hijos de la Patria, a los niños y niñas de Moitaco, gracias por tanto amor, son ustedes una generación de conquista del sueño socialista. Viéndolos a ustedes, logré percatarme del carácter y la fuerza con la que se va forjando una generación rebelde, que conducirá la revolución hacia grandes victorias futuras.

Gracias Pueblo de Moitaco, Gracias Comunidad Kariña, por allá volveré, es una batalla de largo aliento contra todos los males y vicios que ha provocado el capitalismo, pero junto a ustedes y su sabiduría, saldremos victoriosos una vez más.

Nos vemos en la próxima edición.

#BolivarSeLevanta @medinamcero @enfoquechavez