Columna: El Teniente Medina

0
166

YO CREO EN EL PUEBLO, Y TÚ?

Pueblo mío Soldado tuyo!

I

Yo confío en el pueblo, me resteo con la conciencia y la sabiduría del pueblo de base.

Yo confío en la conciencia del pueblo y en las decisiones que tome para asegurar la continuación de la revolución popular.

Yo confío en el pueblo y su capacidad inobjetable para resistir la agresión imperial y a quiénes pretendan dominarlo, vengan de donde vengan, vístanse como se vistan.

Yo confío en el pueblo y su capacidad de reunificar, reorganizar y repolarizar las fuerzas patrióticas.

Yo confío en el pueblo y su capacidad de autogobernarse y de producir bienes y servicios para auto sustentarse.

Yo confío en el pueblo y su actitud rebelde  en contra de la corrupción, la burocracia y la indolencia.

Yo confío en el pueblo y su determinación de derrotar a la oposición y a la imposición.

Yo confío en el pueblo y su capacidad de honrar y construir la patria con trabajo.

Yo confío en el pueblo que asume y ejerce el poder sin miedo como lo pidió Chávez

Yo admiro al pueblo emancipado que lucha por la unidad revolucionaria entorno a la esperanza de los pobres, y la consolidación de una sociedad igualitaria y justa.

II

La Patria es el hombre muchacho, la Patria es el hombre muchacho.

La Patria, para que sea verdaderamente Patria, tiene que ser SOCIALISTA, sino no es PATRIA, y para que sea SOCIALISTA debe ser resultado de la máxima participación y protagonismo del pueblo.

Ser Candidato o Candidata de la PATRIA, es ser candidato del hombre y la mujer humilde, del excluido de siempre, del que sufre a diario el despojo de los ricos, del pueblo pobre que clama justicia social, es ser peregrino del amor y luchador social por esencia.

Definitivamente es necesario por la estabilidad de la nación que la revolución recupere la Asamblea Nacional, por lo tanto era irremediablemente indispensable para garantizar la VICTORIA ELECTORAL que los candidatos y  candidatas de la Patria  provinieran de la participación y protagonismo del pueblo.

Ahora, como no fue así, y son producto del método de cooptación, el desafío de mitigar los efectos negativos de la imposición, depende del método político-social a utilizar para alcanzar la reconexión y compenetración  de los candidatos y candidatas con el pueblo de las bases populares, su realidad y expectativas.

Debe ser una campaña que sirva de válvula de escape para el pueblo revolucionario de base, para el pueblo molesto e indignado por la reproducción de patrones de representatividad,en dirigentes a quienes ha confiado su voto en pasadas elecciones.

Debe ser una campaña en donde el pueblo interpele a su dirigencia y lo mal hecho, y por ningún motivo lo contrario, en donde el pueblo hable y el candidato escuche y anote, en donde el pueblo exija rectificación y el candidato se comprometa a hacerlo.

Debe ser una campaña de desahogo de la comunidad organizada e interpelación popular a la dirigencia y a la gestión pública actual, de esta manera se reducirá la probabilidad de ser interpelados el propio 6D.

Es mejor que nos interpelen en la campaña electoral y no el día de la elección.

Abrimos  los espacios para ser interpelados en la campaña electoral o nos interpelan el 6D.

El método de cooptación muere el 6D, quedará derogado políticamente por el pueblo. Un pueblo que volverá a demostrar, cómo lo diría Ali Primera, que “Empujando el sol nos acercaremos a la madrugada”

Nos vemos en la próxima edición.

#BolivarSeLevanta @medinamacero @enfoquechavez