Columna: En Absoluto

0
994

Plan B 

Los procesos migratorios han existido siempre, desde los primerios imperios de la Mesopotamia, Persia, Fenicia y Egipto en tiempos de las guerras púnicas.  Luego  de la segunda guerra mundial fueron muchos los europeos que con afecto se recibieron en Venezuela, huyendo de una coyuntura atroz. Lo mismo ocurrió tras la guerra generada en Colombia por el paramilitarismo y la narcopolítica, hoy tenemos más de 5 millones de hermanos colombianos que viven dignamente, trabajan y tienen vivienda en venezuela, incluso, casi todos los llegados, han impuesto muchas de sus culturas ( el pan, el vino, el pasticho, el pan de bono y el vallenato para cerrar las fiestas a escala de despecho) algunos dominicanos como el caso de Moreta, peruanos, chilenos y ecuatorianos vinieron a nuestro país buscando horizonte en aquellos tiempos de la bonanza, tiempos en los que se trabajaba duro, pero valía la pena por los niveles del poder adquisitivo, sin dejar de lado, que después del 58 con la caída de Pérez Jiménez, comenzó una de las dictaduras sociales y políticas más perversas que ha vivido nuestro país. Sin embargo, todas esas personas que llegaron, solo buscaban un plan B.

En Venezuela siempre se ha practicado el ir y venir, en Bobures, muchos amigos salieron desde hace 30 años, el maracucho siempre ha migrado, primero un proceso de ir y venir, construyendo el plan para luego asentarse, los gochos son migradores por naturaleza, es un proceso social que se practica siempre buscando un plan B, de hecho, nada más doloroso para algunos, que migrar y dejar  la mascota, por ejemplo, Doral, Weston, Brickell, Key biscayne entre otros, son colonias venezolanas en Miami desde antes de la Revolución, no nos caigamos a coba.  El tema es que, con la situación política que se indujo en Venezuela, la campaña mediática tan fuerte sobre el país quebrado y sin oportunidad de crecer e indubitablemente la pérdida del poder adquisitivo, muchos adoptaron la modalidad de migrar en cambote o en grupos tipo nómadas en algunos casos, Chile, Perú, Brasil y Colombia los de mayor preferencia, salvo algunos casos que salieron a España como la amiga aquella que era profundamente Chavista y al día siguiente de llegar allá, nos odiaba a todos y hablaba (que fuerte). En fin, un proceso migratorio que desde la oposición han querido magnificar para satanizar al gobierno y crear las condiciones para un odio intrínseco contra la Revolución y resulta que ciertamente buscaban su plan B.

Es importante resaltar la necesidad de que como gobierno sigamos construyendo un plan para el retorno de esos connacionales que quieren regresar al país, que jamás pensaron en irse, que se fueron manipulados o por necesidad, que vendieron todo sin haber escuchado la canción de Cecilia Todd, “el norte es una quimera” y cuando regresen, que su plan A sea Venezuela y su plan B sea trabajar por el plan A.

A LO INTERNO: En octubre se cumple un año, viene el corte de cuenta. Escribiremos sobre ello.

Horacio Alarcón Basabe