Columna: La Granja

0
735

EL COCOTERO: PLANTA MULTIPROPÓSITO

Hola Amigos Míos… El cocotero o palma de coco (Cocos nucifera L.), se encuentra en el 12avo lugar de la lista de especies de plantas alimenticias más importantes para el hombre en toda su historia. Al procesar la cubierta del fruto o mesocarpio,  se obtiene una fibra excelente para elaborar textiles, cuerdas, aislantes térmicos, además de ser la base para el desarrollo radicular de ciertas plantas, sustituto de turba y abono orgánico; la cascara dura o endocarpio sirve como combustible y el denominado “carbón activo”. Puliendo bien las cascaras, estas sirven como relleno para elaboran botones, recipientes y vasijas. Los cocos semi-maduros (De 6,00 a 7,00 meses), se cosechan para el consumo inmediato, de ellos se obtiene el agua de coco que es una bebida agradable y refrescante. La pulpa o endospermo, puede comerse directamente o bien se procesa para obtener leche de coco. De los cocos completamente maduros (de 11,00 a 12,00 meses), se obtiene la copra, que resulta de la compactación de la pulpa, la cual es rica en aceite y proteínas (65,00% de aceite y 25,00% de proteínas). Ahora bien, sus aplicaciones como planta no terminan allí, de la savia y las inflorescencias (Flores), que pueden contener hasta 15,00% de azúcar, se obtiene un jugo dulce, el cual se puede fermentar para elaborar bebidas alcohólicas; los troncos son empleados como materiales de construcción y combustible; las hojas se usan para techos en algunas infraestructuras, asi como el tejido de cestas y sombreros; además los peciolos (Parte de la planta que une a la hoja con la rama o tallo) y nervaduras sirven para cercos, bastones y escobas, entre muchas otras cosas innovadoras y útiles.

La porción comestible del fruto del cocotero esta por el orden de los 70,00 gramos por cada 100,00 gramos de producto fresco, que varía según el grado de madures, siendo la grasa el principal componente con un alto contenido de ácidos grasos saturados (86,00% del total de la grasa), solo por debajo del agua natural (46,00%), que posee esta planta según sus características morfológicas y funcionales. Su valor calórico es el más alto de todas las frutas (373,00 kilocalorías); aporta una baja cantidad de carbohidratos (3,70%) y menor aun de proteínas (3,20%). No asi ocurre con la fibra (10,50%), lo que significa que el coco previene o mejora el estreñimiento, contribuye a reducir los niveles de colesterol en sangre y al buen control de la glicemia en personas que padecen de diabetes. Asimismo, el coco es rico en minerales como el selenio, el cual tiene propiedades antioxidantes; el hierro, el magnesio, fosforo y potasio. El magnesio se relaciona con el funcionamiento del intestino, nervios y músculos, ya que forma parte de huesos y dientes, mejora el sistema inmunológico y posee un suave efecto laxante. El fosforo, también interviene en la formación huesos y dientes. El potasio es necesario para la transmisión y generación de impulsos nerviosos, además de colaborar con el equilibrio hídrico dentro y fuera de las células, en especial la de músculos y órganos; pero se recomienda consumirlo con moderación, ya que el elevado aporte de potasio puede afectar aquellas personas con insuficiencia renal. Destaca también su contenido en Vitamina E, de acción antioxidante, el acido fólico y de ciertas Vitaminas hidrosolubles del grupo B. Por último, se recomienda la ingesta de agua de coco, ya que es considerada una bebida isotónica natural, la cual tendrá mayor cantidad de nutrientes cuanto menos maduro este el fruto.

Asi que por favor, aliméntense más eficientemente y verán los resultados.

Un Abrazo.

Ing. Carlos D. Indriago M.

indriago.carlos@gmail.com