Columna: La Granja

0
330

Desarrollo agrícola sustentable en sistemas rurales

Saludos Cordiales… La sostenibilidad se presenta a menudo como un concepto que posee tres dimensiones: ecológica, económica y social, cada una de ellas involucradas en las actividades rurales en diferentes magnitudes pero siempre interrelacionadas entre sí de manera activa y permanente, por lo que es de vital importancia mantener una constante línea de investigación de cómo será su influencia en los indicadores de pobreza, en especial en el campo venezolano en la actualidad, por formar parte esta premisa del Octavo Objetivo de Desarrollo del Milenio, en donde pareciera que nos estamos quedando rezagados en comparación con otros países del continente.

La expulsión continua de gases por el efecto invernadero está cambiando el clima, aumentando la frecuencia en que ocurren fenómenos climáticos extremos como inundaciones, tormentas y sequias, esta ultima afectando en estos momentos nuestro país en especial en la región llanera y la centro norte.

Numerosos ejemplos muestran que introducir a gran escala el uso sostenible de la tierra constituye una contribución importante a la reducción de la pobreza y a la preservación del medio ambiente, al mismo tiempo que favorece la estabilización de los sistemas de uso de la tierra en un contexto de cambio climático permanente, por lo que si logramos estimular correctamente el crecimiento del sector agropecuario, tendremos efectos directos sobre el área rural, surgiendo nuevas oportunidades de ingresos y puestos de trabajo, que aumentan el poder adquisitivo de la población local. Además, el aumento de la productividad agrícola mejora notablemente el abastecimiento de alimentos para los pobladores, reduciendo la emigración de las zonas rurales a las áreas periurbanas de las grandes ciudades.

El uso sustentable de la tierra genera numerosas ventajas, tales como el mejoramiento de los suelos mediante la sustitución de los métodos convencionales que se basan en el uso de fertilizantes sintéticos para mantener la fertilidad del suelo. Asimismo, se recurre a una serie de técnicas para conservar la valiosa capa vegetal superior y evitar que esta sea degradada por el agua o el viento, mediante el uso de terraplenes a nivel, la siembra a nivel, diques de contención, corrección de cárcavas, agroforestería y el mantenimiento de la cubierta vegetal para proteger el suelo de las lluvias torrenciales.

En cuanto a la conservación del agua, la agricultura sustentable protege y mantiene el agua en el suelo de muy diversas maneras, de forma muy parecida al control de la erosión, mediante el cultivo de varios rubros diferentes con necesidades hídricas y de afectación al suelo por las características biológicas de cada una de las plantas en ciclos de diferentes periodos de tiempo entre la siembra y la cosecha. También fomenta la confianza de los agricultores en los recursos locales, los cuales muchas veces estos no están consientes de las potencialidades que tienen a su alcance y a plena vista. Otro factor igualmente importante lo constituyen la energía y la capacidad de la población para organizarse y cooperar en la búsqueda de soluciones para sus problemas.

Como resultado de estas reflexiones que hemos realizado, podemos llegar a la conclusión de que el fomento de la agricultura sustentable entre los pequeños productores es un factor decisivo para el éxito de la lucha contra el hambre y de la pobreza rural y debe de ser tomado en cuenta de forma muy seria por los encargados de generar políticas y gerenciar el desarrollo del campo en Venezuela.

Cuídense mucho… Todos somos necesarios…

Un Abrazo.

Ing. Carlos D. Indriago M.

indriago.carlos@gmail.com