Columna: La Granja

0
528

HIGIENE DE LOS ALIMENTOS COMO CONTROL DE LOS VIRUS

Saludos Cordiales… En los últimos años, los virus han sido relacionados como causantes de enfermedades transmitidas por los alimentos. Los virus son microorganismos que se diferencian de las bacterias en cuanto a su tamaño, estructura, rasgos biológicos y su nivel de interacción con el huésped. Esta última característica es de lo más importante, ya que el virus depende totalmente del organismo donde se incorpora, para multiplicarse y realizar todas sus funciones fisiológicas y metabólicas, la cual realiza en una gama de anfitriones y células muy especificas.

Una de los elementos que se le deben de indicar a las personas que no manejan este tipo de información técnica, es que los virus tales como el Coronavirus (COVID-19), tiene un espectro de acción vírica muy reducida, es decir, las células donde se multiplican y desarrollan, están relacionadas con los tejidos de ciertas mucosas presentes únicamente en los órganos del sistema respiratorio, lo que significa que a diferencia de las bacterias, el Coronavirus no se multiplica en los alimentos, por lo que no causa a ningún nivel el deterioro del producto y las propiedades organolépticas (Sabor, Olor, Textura y Aspecto), pero si el ser utilizados por estos microorganismos como posibles vectores, de allí la importancia de la higiene y manipulación a todos los nivel de la cadena de transporte, distribución, almacenamiento, comercialización y consumo.

Es por esto, que es de mi opinión, que en vez de preocuparnos por una posible presencia del Coronavirus en nuestros alimentos, deberíamos de aplicar para todo lo que vamos a preparar y consumir, las Buenas Prácticas de Higiene y Sanidad de los Alimentos, ya que realizándolas de manera correcta, podemos descartar no solo su presencia, sino la de otros organismos patógenos que en la actualidad parece que estamos olvidando que todavía están allí presentes en espera de actuar en contra de nuestra salud, obteniendo como beneficio adicional, una conducta más racional y responsable sobre como manipular los alimentos, así como el control de calidad que las personas, empresas e instituciones encargadas que estos lleguen a nuestros hogares deben de tener.

Para la recepción de las materias primas que destinaremos de forma directa para nuestro consumo ya sea fresco o preparado, es necesario revisar que se encuentren en buenas condiciones, limpias y sin materias extrañas. Los empaques en donde vienen contenidos algunos de ellos deben de estar sin roturas y los productos dentro de la fecha de caducidad o fecha de consumo preferente indicada. Si se trata de productos que requieren refrigeración o congelación (Carnes, Jugos, Néctares, Lácteos, Embutidos, entre otros), se debe de verificar que la temperatura sea la adecuada (7°C o menos para refrigerados y -18°C para congelados). Asimismo, deben revisarse las características organolépticas, la ausencia de contacto con fauna nociva, agujeros, rasgaduras, mordeduras, presencia de excretas, insectos y/o parte de estos.

Los alimentos de origen vegetal deben estar libres de mohos y lavarse con agua, jabón y cepillo, también pueden desinfectarse con yodo, cloro, vinagre o cualquier otro desinfectante efectivo.

Los recipientes y utensilios empleados para los alimentos crudos deben de ser distintos a los que están cocidos y debidamente desinfectados, evitando almacenarlos después de su uso en lugares donde animales y/o insectos puedan estar mientras no sean utilizados.

La aplicación de estas normas les garantizo que harán la diferencia… Cuídense mucho… Quédense en Casa…

Un Abrazo.

Ing. Carlos D. Indriago M.

indriago.carlos@gmail.com