Comenzó instalación de captahuellas

0
118

El ministro para la Alimentación, Yván Bello, reveló que 20.000 máquinas del Sistema Nacional de captahuellas comenzaron a instalarse ayer, con el objetivo de garantizar el abastecimiento de alimentos y productos para el pueblo venezolano.

Estas máquinas serán instaladas en los establecimientos pertenecientes a la red de alimentación del Estado, así como a los de la red privada, que se han sumado voluntariamente.

Estas acciones forman parte de la ofensiva económica que adelanta el Gobierno en contra acaparamiento, especulación y contrabando.

Bello indicó que este sistema evita la reventa de los productos, especialmente de primera necesidad, y permite aportar a la lucha contra el contrabando de extracción, lo que a su vez garantizará que abastecimiento permanente.

«SÓLO REDISTRIBUIRÁN LA ESCASEZ»

Por su parte, Luis Vicente León, presidente de Datanálisis, afirmó que la implementación de 20 mil captahuellas en diversos supermercados del territorio, que la base original del problema es el deterioro de la producción y la importación insuficiente por lo que los nuevos dispositivos de compra sólo redistribuirán la escasez.

La afirmación la hizo a través de su cuenta en Twitter, quien agregó que la confianza en los consumidores y el mercado se altera. En un proceso de deterioro de producción privada, expropiaciones improductivas e importaciones públicas ineficientes y corrompidas», explicó.

Destacó que «sólo se paga más al informal cuando no es posible conseguir de otra manera racional. La escasez es quien promueve el bachaqueo no al revés,»
y agregó que «el problema no es el captahuella, sino la razón por la que el gobierno tiene que implementarla y esa razón está vivita y coleando».

Afirmó que los captahuellas llegan en momentos en que los inventarios están peor que en el momento de su diseño y sin reposición clara.

«Puedes implementar las captahuellas, pero sin entregar divisas al sector productivo y hostilizando empresas privadas la escasez empeorará. Sin dólares al sector privado ni devolver expropiadas a quien sabe operarlas ni trabajo público y privado las captahuellas sólo redistribuirán la escasez», señaló.

Luis Vicente León, reiteró que el problema del «bachaqueo» de alimentos y productos básicos en el país es consecuencia de la escasez, por lo que consideró que la implementación de las máquinas captahuellas debe ir de la mano con la entrega de divisas al sector productivo.

El Gobierno adelanta la implementación de las captahuellas» con buena intención de atender la reventa» y aseveró que atacar el problema de los revendedores informales «no resuelve el problema», ya que «solo se paga más al informal cuando no es posible conseguir de otra manera racional.

Luis Vicente León consideró necesario para normalizar el abastecimiento que se atienda la entrega de divisas de manera fluida para regularizar las importaciones.
Además, el analista apuntó que «para las cadenas de comercialización públicas y privadas, el captahuellas es una medida de contención del desastre».

No obstante, criticó el «modelo de control e intervencionismo» que ha llevado «a una crisis de esta magnitud», y enfatizó que «el país requiere una estrategia de estímulo a la producción y la inversión privada para expandir la oferta».