Comerciantes exigen detener demoliciones en avenida Guayana

0
123

Desde 1996, más de 200 personas dedicadas al comercio informal en varias avenidas del sector Unare I y II, fueron reubicadas hacia un terreno baldío, frente al Aeropuerto Internacional Manuel Carlos Piar, en Puerto Ordaz.

Lugo de 13 años, específicamente en 2009, la Corporación Venezolana de Guayana (se encargó de presentarles una propuesta de zonificación, la cual fue aceptada. Esta consistía en convertir la propiedad en un proyecto de paseo que tendría áreas recreativas, lugares de estacionamiento público y zonas de comercio, tanto de rubro de comida como frutos secos.

Una vez concedido, bajo la ordenanza UD-280, algunos propietarios empezaron a construir varios locales para la venta al público.
Durante la noche del miércoles, mientras estaban en su faena laboral, fueron sorprendidos por varias máquinas de una empresa adscrita a la CVG, que pretendían derrumbar algunas estructuras y demoler todo lo conseguido a su paso. Los afectados refutaron la actuación tomada por la corporación, que no presentó documento legal.

 

«MOVIERON CIELO Y TIERRA»
Ante esta acción, propietarios y vendedores de los diferentes comercios, se dirigieron hasta la sede de la Alcaldía Socialista Bolivariana de Caroní (Alsobocaroni) para verificar si había una orden.

Blanca Caraballero, coordinadora de Desarrollo Urbano de la Alcaldía, declaró que «el terreno es un ejido, y su entrega fue aprobada por los 89 concejos comunales adyacentes a la zona, además del Concejo Municipal».

Hasta el momento, los afectados no han obtenido respuestas por parte de la CVG, razón por la que exigen presencia de algún funcionario adscrito a la institución pública.

Aunque la obra tiene un avance de 20 por ciento, el futuro «mini centro» generaría 1500 empleos directos, y actualmente afecta a más de 200 personas.

De acuerdo con Jhovanny Martínez, el derribamiento comenzó desde la sede de Bomberos Municipales hasta la redoma La Piña, en Puerto Ordaz.

La Hidrológica del estado Bolívar (Hidrobolívar), la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) y el Concejo Municipal prestaron su apoyo para la construcción de la obra.

LLAMADO A DIÁLOGO
Caraballero declaró que los más de 200 afectados se mantendrán el tiempo necesario en el sitio para evitar cualquier iniciativa de desplome, nuevamente, y hasta que algún representante del Gobierno haga acto de presencia.

«Mi llamado es a realizar una mesa de diálogo y técnica, que permita definir una respuesta inmediata para el colectivo».