¿Cómo será este 24 de diciembre?

0
78

Personas por doquier recorriendo los pasillos de los centros comerciales en búsqueda de la economía y aglomeración en las diversas tiendas, es el ambiente que se observa a pocas horas de celebrar el nacimiento de Jesucristo, el 24 de diciembre, en Ciudad Guayana. La Navidad, tradición en Venezuela y el mundo, reúne a la familia y propicia el reencuentro.

A pesar de la expectativa de las festividades navideñas, guayaneses aseveraron que el desorden financiero y la escasez de los productos de la canasta básica alimentaria han repercutido en sus bolsillos. “Ya la tradición no es como antes. Anteriormente, se podía comprar con cinco mil bolívares la cena completa, pero ya ni eso se puede hacer”, expresó Fernanda Tovar, habitante del sector La Victoria, en San Félix.
Algunos temen que las esponjosas tortas negras, las suaves hallacas, el delicioso pernil de cochino y las suculentas ensaladas de gallinas estén a punto de desaparecer de las mesas de sus hogares por lo difícil que se ha hecho conseguir los alimentos. “En mi reunión familiar nunca faltaba ese detalle de regalar unas cuantas hallaquitas a mis vecinos, ahora no sé si podré hacerlo. El alto costo de los productos me ha colocado esta limitante, sin embargo, si lo llegase a hacer, será a los amigos más cercanos que compartieron conmigo durante el 2015”, comentó Nohemí Ugas, consumidora.

Celebración a su gusto
Mientras que Ugas espera celebrar el nacimiento del niño Dios reunida en familia, otras optan por cenar solamente con los integrantes de su núcleo familiar. Tal es el caso de Yumaris Rangel, moradora de San Félix, quien aseguró que el déficit económico no le permitió viajar hasta el estado Monagas para reunirse con sus parientes, por lo que le tocará reunirse solo con su esposo e hijos.
“Yo acostumbraba a viajar un año sí y otro no a Maturín. La situación económica en este año se puso tan dura que la mayoría de la gente no hizo ni las hallacas. De mi parte estoy casi segura que en mi mesa solo estará un 50% del plato navideño, porque no alcanzó el dinero”, reveló.

“Peticiones esperanzadoras”
Que llegue la paz y el cambio que necesita el país, es el anhelo de los habitantes de Ciudad Guayana. Martín Valverde, residente del Campo B de Ferrominera, es uno de esos tantos guayaneses que durante la Noche Buena elevará sus oraciones con su familia.
“Nosotros como venezolanos debemos aportar nuestro granito de arena para darle ese cambio que necesita nuestro País. Ojalá que la situación financiera mejore, y que las opciones de empleo para los nuevos profesionales incrementen. Es momento de que nuestro país dé un giro de 180 grados y sea una referencia a nivel mundial como lo era antes”, finalizó. Julio Alexander Moya Jmoya@eldiariodeguayana.com.ve Foto: César Flores