Comunidades dijeron adiós a las cisternas

0
86

Antes que el gobernador Francisco Rangel Gómez creara la hidrológica de Bolívar en el año 2004, en el estado Bolívar abundaban comunidades que demandaban un servicio de agua potable digno que les garantizara el desarrollo social sus habitantes.

El día a día de muchas familias era esperar la llegada de los camiones cisternas para poder llenar sus baldes y tanques de almacenamiento de agua y cubrir así entre 1 y 2 días de abastecimiento, sin la esperanza que por los grifos saliera al menos «un hilito de agua».

A raíz de la conformación de la empresa Hidrobolívar, la misma inició un proceso de construcción y rehabilitación de los principales Acueductos del estado, que para ese año se encontraban en mal estado y no garantizaban un servicio continuo a gran parte de las comunidades. Más de once acueductos fueron rehabilitados y 13 fueron construidos por los diferentes municipios, lo que contribuyó a que muchas comunidades comenzarán a recibir el suministro por tuberías nuevamente, mientras que otras lo hicieron por primera vez.

No obstante, a los trabajos en los Acueductos se le sumaron otras acciones, como la instalación y sustitución de tuberías matrices, descubrimiento y manipulación de válvulas, sustituciones de redes de distribución, ejecución de proyectos comunitarios, construcción de acueductos rurales e instalación de Unidades Potabilizadoras Autónomas (UPA) a lo largo y ancho del estado Bolívar. Invirtiendo recursos que hasta la fecha superan los 1235 millones de bolívares, obteniendo como resultado una población del 95 % con acceso al vital líquido.

Comunidades como Cambalache, Villa Caruachi, Sabana Linda, Villa Adonay, Francisca Duarte, El Llanito, ubicadas solo en el municipio Caroní, fueron algunas zonas que con el apoyo de la Hidrológica de Bolívar y su efectividad de brindar respuesta a la colectividad, cambiaron su estilo de vida. Muchos de sus habitantes relataban ante la llegada del servicio de agua a su comunidad lo que había sido su historia de vida cuando eran dependientes de los cisternas para adquirir el líquido, tal fue el caso de Luisa Villarroel, habitante de Villa Caruachi, quien recordó que diariamente gastaba entre 70 y 100 bolívares por la compra de agua.

«Era una total calamidad esperar que pasaran los cisternas para llenar los baldes con agua y con lo que se compraba no alcanzaba para hacer todos los quehaceres… Nuestra historia cambió cuando comenzó a llegar el equipo de la gobernación a nuestra comunidad», expresó Villarroel.

En 8 años de fundación Villa Caruachi se había abastecido de agua potable a través de camiones cisternas. Sus casas fueron construidas bajo otra administración con una red de distribución precaria, donde nunca había circulado una gota de agua porque no existía una tubería con agua donde conectar la red de distribución. Rangel no sólo les llevó el agua; sino que entregó a la comunidad tuberías de agua potable con tomas domiciliarias para cubrir la necesidad de un sector de que no contaba con redes, y mediante proyecto comunitario terminaron de consolidar su acueducto.

Por su parte, la comunidad Sabana Linda ubicada a pocos kilómetros, nació espontáneamente sin contar con los servicios básicos, los que poco a poco ha ido procurándose. De la mano de la Gobernación de Bolívar e Hidrobolívar ejecutó su proyecto comunitario de agua potable que hizo posible que familias se incorporaran al servicio de agua por tuberías.

Otra de las comunidades que aliviaron su situación de la compra de agua fue Francisca Duarte, zona perteneciente a la parroquia Chirica de San Félix. El proyecto de agua potable consistió en una estación de rebombeo que fue gestado gracias a una inversión realizada por el mandatario regional que superó los 2.7 millones de bolívares. Actualmente más del 95 % de esta comunidad cuenta con el servicio por tuberías.

Proyectos similares se han extendidos por los municipios Heres, Cedeño, Piar, Roscio, Sifontes, hasta llegar a comunidades indígenas en Santa Elena de Uairén. El objetivo de la Gobernación del estado Bolívar a través de la empresa Hidrológica es continuar llegando a más comunidades para incorporarlas al servicio de agua potable.

En este sentido, con nuevas obras en desarrollo en la actualidad la gestión del gobernador Gómez tiene como meta lograr una eficiencia en la cobertura superior al 99% para toda la población del estado, lo cual conllevará a ser el primero en alcanzar la máxima cobertura a nivel nacional.