Con la jornada “Música por Medicinas” se recaudaron fármacos

0
2316

Un disco compacto de Michael Jackson o un vinilo con canciones de la española Lola Flores fueron parte de las monedas de cambio en la jornada “Música por Medicinas” que se celebró en Caracas para recaudar fármacos que serán entregados a personas que los necesiten y no los puedan costear.

Un grupo de activistas por los Derechos Humanos se alió con libreros y coleccionistas para dar forma a esta especie de trueque que busca ayudar debido a la insuficiencia de medicamentos.

El coordinador general del Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea), Rafael Uzcátegui, dijo a EFE que uno de los objetivos es “despertar ese sentimiento dormido de solidaridad que caracteriza a los venezolanos y que hoy está dormido por la difícil situación”.

Explicó que aunque ninguna de las asociaciones civiles participantes conoce a profundidad cómo manejar una discotienda sí fueron asesoradas para establecer un sistema de puntos que fijar el valor de cada pieza musical de acuerdo a los fármacos que llevara cada ciudadano.

Así, un analgésico daba un punto, un antibiótico tres y un medicamento de alto costo equivalía a cinco puntos y cual fuere el aporte era suficiente para escoger entre cientos de discos compactos, colecciones, acetatos y otras formas de grabaciones musicales en físico.

La oferta incluía música sacra, clásica y tradicional venezolana; géneros como la ópera, trova, salsa, merengue, tango, rock, y el dance, así como canciones de bolero e infantiles.

“Esto no soluciona el problema, pero sí alivia la situación de salud de una persona que lo necesita”, insistió Uzcátegui tras reiterar al Ejecutivo Nacional el pedido de un canal humanitario que permita el ingreso de remedios y alimentos.

El activista indicó también que las medicinas recaudadas serán llevadas a la sede de la organización no gubernamental Acción Solidaria en Caracas, a donde podrán llamar los solicitantes para saber si los fármacos que requieren finalmente están entre los recolectados.

La convocatoria fue respaldada por decenas de personas que en la entrada de una pequeña sala de conciertos dejaron las cajas y los envases que llevaron y recibieron sus puntos escritos en una suerte de boletos. Globovision