Con Rómulo se vivía mejor (I)

0
107

La calidad de vida comprende bienestar físico, donde se integran la salud y la seguridad. La calidad de vida abarca bienestar material, donde se encuentran los ingresos, las pertenencias, la vivienda y el transporte. La calidad de vida comporta el bienestar social, que incluye relaciones personales, familia, amistades y comunidad. La calidad de vida considera el desarrollo, que engloba productividad, contribución y educación. La calidad de vida toma en cuenta el bienestar emocional, que incorpora autoestima, mentalidad, inteligencia emocional y espiritualidad. La calidad de vida se puede medir y su indicador más común es el Índice de Desarrollo Humano, que el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo calcula a partir de la esperanza de vida, la educación en todos sus niveles y el Producto Interno Bruto. Los países con IDH más alto son Noruega, Nueva Zelanda, Australia, Suecia, Canadá y Japón.

En los gobiernos de Rómulo Betancourt y sucesivos una pareja joven casada y recién graduada tenía muy buen empleo, ganaba suficientes ingresos, compraba apartamento o casa, adquiría cada uno un vehículo de agencia, con las especificaciones de su gusto, sus hijos estudiaban en magníficos colegios y eran becados para irse ambos a realizar un postgrado en prestigiosas universidades del mundo. Esa pareja compraba los productos que quisiera, sin limitación alguna de lugar ni oferta y con selección de la marca de su preferencia. Los servicios de salud eran óptimos. Esa pareja tenía capacidad de ahorro y hasta podía darse el gusto de viajar por diversos continentes. Yo puedo dar fe de ello, porque nací en la época de Rómulo Betancourt, en el excelente servicio semiprivado del Hospital Central de San Cristóbal, considerado para la época el noveno en Latinoamérica. Nuestra casa paterna, de 2000 mts2 de terreno, en 1962 costó 125.000 Bs. Mis padres, sin tener medios de fortuna, lograron estudiar en universidades públicas, hacerse excelentes médicos y cursar sus postgrados en Inglaterra con becas del Ministerio de Sanidad. Mientras tanto, mi hermana y yo estudiamos nuestra primaria en destacados colegios londinenses.
El inicio del gobierno de Rómulo le tocó que afrontar una crisis fiscal y económica que ocasionaba graves dificultades a la administración. Devaluó el bolívar a 4,30. Pero logró encauzar una recuperación de la economía y un estímulo al desarrollo industrial de efectos positivos. Se quería aprovechar y defender al máximo posible la riqueza que no había rendido. La gestión estuvo centrada en la independencia económica del país y el estímulo industrial al aplicar el modelo de la CEPAL. Se elevaron los impuestos hasta el límite que se consideraba razonable, dentro de un sistema capitalista y una economía de mercado. Concurrió Venezuela como una entidad autónoma al mercado internacional de petróleo, vendiendo directamente sus regalías. No en vano se decreta la creación de la Corporación Venezolana de Petróleo y la Corporación Venezolana de Guayana. La refinería nacional se organiza con capital estatal o mixto. En la OPEP, obra de su gobierno, se hacen alianzas estratégicas petroleras con Kuwait, Arabia Saudita, Irak e Irán.