Conflicto con Guyana

0
97

Partiremos del criterio que toda decisión política en materia de límites o de controversias con otros países, obedece a la necesidad de establecer estrategias para lograr objetivos de interés nacional o de determinado fin político que influya en el sentimiento nacionalista del pueblo. La historia de los límites de Venezuela con los países vecinos, especialmente con Colombia y Guyana, nos indica que la desidia y el abandono de nuestras fronteras, causaron la pérdida de territorio y de espacios marítimos vitales para el equilibrio geopolítico y geoestratégico en la región y en el mundo. El decreto presidencial 1.787 del pasado mes de mayo, incluye la plataforma marítima del territorio del Esequibo en la Zona de Defensa Integral Marítima e Insular en el Océano Atlántico hasta la plataforma marítima de la República de Surinam. La respuesta del Gobierno guyanés, rechazando con una actitud beligerante o combativa de defensa militar ante una posible incursión de Venezuela en su espacio territorial o marítimo, configura un estado de tensión entre los dos países.

Desde el laudo arbitral de 1899, donde Venezuela no asistió representada por Estados Unidos favoreciendo a sus congéneres y la aceptación como zona en reclamación en el Acuerdo de Ginebra, Guyana ha desarrollado acciones afianzando la soberanía en el área territorial y marítima. Explotando recursos y bloqueando el acceso de nuestro país al Océano Atlántico, derechos consagrados en las disposiciones del Derecho del Mar. El decreto, considerando el área marítima de la zona en reclamación del Esequibo como parte de la zona de defensa del país, adquiere un nuevo estatus jurídico con derechos geopolíticos y geoestratégicos en el marco de la seguridad y defensa nacional. La misión del empleo de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, dentro del concepto estratégico nacional de control de zona marítima y territorial del Esequibo, se amplía al establecer mecanismos de defensa en esa extensa región para mantener la soberanía venezolana.

Ante esta situación, empezarán a aparecer declaraciones contrarias al decreto venezolano como lo hizo Guyana y de países de la Comunidad del Caribe, quienes mediante un comunicado siempre han respaldado en forma irrestricta a la soberanía de Guyana ante la reclamación de Venezuela.
La exploración de las reservas petroleras en el mar territorial y la zona económica exclusiva venezolana el área en reclamación, no es nada nuevo, en 1997 el Gobierno de Guyana dividió el área marítima en bloques y los asignó a empresas petroleras extranjeras, entre ellas la Exxon Mobil norteamericana. Venezuela reclamó y las empresas se retiraron; en el mandato del anterior gobernante guyanés, concedió a la Exxon Mobil la exploración y explotación y asistió personalmente como símbolo de soberanía al inicio de la actividad petrolera. El Gobierno de Caracas, en los últimos tiempos ha sido complaciente y generoso con Guyana por razones políticas y en materia internacional, esta actitud indica aceptación tácita por parte de Venezuela.

En más de doscientos años de reclamación, se ha demostrado que el territorio es nuestro, siendo muy esporádicos los reclamos de Venezuela y de indiferencia por parte de Guyana ante el acuerdo de que las Naciones Unidas sea el organismo de buenos oficios.