“Construir un puerto de aguas profundas es imposible”

0
1023

Freddy Valera, secretario general de Acción Democrática, fijó posición con respecto al proyecto para la construcción de un puerto de aguas profundas que se tiene previsto sea ejecutado en la faja petrolífera del Orinoco, tal y como lo anunció el martes de esta semana el ministro para Transporte Acuático y Aéreo, Guseppe Yofreda, durante el primer Seminario Internacional de Zonas Especiales y Desarrollo Estratégico de Venezuela.
Para Valera, esta construcción la ve imposible por los costos que este generaría al país, que para el momento no cuenta con los recursos económicos suficientes y porque la zona del Orinoco no reúne las condiciones apropiadas para su ejecución. «Hay proyectos que están muy alejados de la realidad económica, política y social de la región. Al comienzo del gobierno del presidente Chávez, se habló del desarrollo del eje Orinoco-Apure. Eso fue muy aplaudido por todos y por el mismo Presidente de la República. Al final, eso terminó como todos los proyectos que no tienen estudios, convirtiéndolos en inviables por falta de dinero y porque no hacen los estudios necesarios para constatar que esas zonas son idóneas para la construcción de proyectos, lo que los convierte en imposibles».

UN PROYECTO INVIABLE
Valera enfatizó que el proyecto está marcado por situaciones naturales que no fueron estudiadas ni tomadas en cuenta previamente para hacer el anuncio oficial. «Este proyecto de la construcción de un puerto de aguas profundas en el Orinoco se convierte en uno de esos proyectos que no cuentan con ningún estudio e incluso no tienen ninguna viabilidad. Todos sabemos que el Orinoco tiene dos etapas en el año, una es la época de invierno, la cual permite la navegación de barcos de mayor calado; y la época de verano, cuando solo pueden navegar barcos de menor calado. Siempre se ha implementado que en verano las dragas abran los caminos del Orinoco para así permitir el paso de barcos. Hablar de hacer un puerto es hablar de recomponer el Orinoco, lo que es desde el punto de vista de su planteamiento, algo imposible, porque también significa darle mayor nivel de agua al Orinoco. Creo que debe haber un error en el planteamiento anunciado, es algo tan imposible que generará un gasto exorbitante en época difícil. Por eso no tomo con seriedad este proyecto, se nota que esto formará parte de las literaturas de las promesas del gobierno».

ORINOCO POCO PROFUNDO
El secretario de Acción Democrática hizo un análisis sobre el porqué construir un puerto de aguas profundas en un río que no alcanza con la profundidad adecuada cumplir con el anuncio del ejecutivo nacional es «imposible», manifestando que hay épocas en que el río Orinoco llega a una profundidad de apenas sesenta metros y hasta menos. «El río Orinoco no tiene una profundidad como para hacerle un puerto de aguas profundas. Esa profundidad te la da la cantidad de agua. En invierno tiene una profundidad muy distinta a la que tiene en verano. Esta clase de proyecto es para aguas abiertas, como océanos o mares, no para ríos. Estamos hablando de un afluente que tiene uno de los caudales más grandes del planeta, con grandes recursos naturales, este proyecto podría significar un impacto muy grande para nuestro ecosistema. En fin, esta construcción desde todos los puntos no podrá ser ejecutada».

EL RÍO ORINOCO
La cuenca del Orinoco cubre una superficie de casi 989.000 km², de los que 643.480 km² (el 65 %) quedan en territorio venezolano, y el 35 % restante en territorio colombiano. De la parte localizada en Venezuela, algo más de la mitad se extiende desde los Andes venezolanos y la Cordillera de la Costa hasta la ribera noroccidental del propio río Orinoco (la margen izquierda), formando la mayor parte de los Llanos venezolanos y el Delta del Orinoco. Y la parte sur de la cuenca recoge la mayor parte de las aguas que proceden de la Guayana Venezolana. El río Orinoco desemboca en el océano Atlántico a través de unos 300 canales que forman un portentoso delta de 30.000 kilómetros cuadrados. En tiempo de lluvias, el río alcanza 22 kilómetros de ancho en San Rafael de Barrancas, y 100 metros de profundidad. Es navegable a lo largo de 1.670 kilómetros, de los cuales 341 son utilizados por barcos de gran calado.