Contrastes de ideas en la dirigencia sindical opositora y oficialista ante un 1° de mayo atípico

0
1235

El dirigente sindical de la Central de Trabajadores Socialistas de las Industrias, el Campo y de la Pesca y diputado de la Asamblea Nacional (AN), José Ramón Rivero, atribuye que gran parte de los problemas económicos que afectan al trabajador este 1° de mayo como la devaluación salarial y otros beneficios contractuales eliminados, son producto del bloqueo y la guerra económica y el cerco geopolítico al que está sometido el Gobierno del presidente de la República, Nicolás Maduro, y las empresas públicas del país.

En este sentido sostuvo que “el esfuerzo de los trabajadores en el rescate de sus beneficios contractuales la meta, es luchar más para llegar y romper ese cerco económico y poder ser más productivos, no solo en las industrias de Guayana sino también la misma Pdvsa que está siendo apoyada por la fuerza laboral de la región, sin contar con ingentes recursos como los de las últimas décadas. El propósito es producir para rescatar nuestras empresas”.

Citó como ejemplo de empuje laboral el hecho de utilizar el alquitrán que se produce en la planta de Jose en Puerto Píritu, estado Anzoátegui, y convertirlo en coque para ser empleado en la Siderúrgica del Orinoco en la producción de acero y ánodos de carbón producidos en Carbonorca.

“Nosotros estamos convencidos que el trabajo productivo es la fórmula viable para el rescate de estas empresas básicas y romper el cerco económico impuesto por las grandes potencias capitalistas”.

Agregó que “para lograr nuevos inversionistas en nuestras empresas básicas está de por medio el saboteo de las grandes potencias que impedirán la comercialización de nuestros productos terminados. Por eso que gran parte de la solución está en nuestras manos, la de reconstruir con trabajo eficiente y productivo. La época del dinero fácil ya pasó”.

Andrés Velásquez: Millones de razones para protestar 

Para el líder sindical y político opositor Andrés Velásquez, el trabajador venezolano tiene “más que suficientes razones para mantenerse en protesta este sábado 1° de mayo, a propósito de la crisis económica y social que mantiene a la fuerza trabajadora del país bajo sueldos absolutamente devaluados”.

“Este es un país de excluidos y su principal muestra es la pobreza, la hiperinflación y el hambre a que están sometidos nuestros trabajadores que transitan por las calles de Venezuela y que se agudiza cada día más de forma cruel e injusta en este país petrolero donde todo se lo robaron”.

“No hay como justificar el peor salario mínimo que devenga la masa trabajadora venezolana”, expresó.

Velásquez destacó que “hoy es imposible para cualquier trabajador planificar para adquirir una vivienda o un vehículo, la calidad de vida del trabajador venezolano ha sido más que pisoteada y con legítimo derecho están para salir a manifestar este 1° de mayo”.

Henry Arias: Han destruidos los beneficios laborales

Al preguntarle al exsecretario general de SintraAlcasa, Henry Arias, sobre la situación de los trabajadores en el estado Bolívar, expuso que la situación de los trabajadores en el estado Bolívar “es la peor en su historia”.

A su juicio “jamás los trabajadores habíamos vivido tanta ruina en nuestros hogares y menos siendo propiciadas por un patrono gobierno que se hace llamar obrerista”.

Se refirió al Memorándum 2792, destacando que a través de este “se eliminaron todos los beneficios de las conversaciones colectivas, las tablas salariales y los flujogramas de cálculo del salario normal dejando sin incidencias sobre el salario normal los pagos de quincena, vacaciones, utilidades y prestaciones sociales”.

“Se atrevieron a eliminar el Listín de Pago en todas las empresas básicas para evitar que el trabajador pueda ver y calcular su salario según las premisas del flujograma de cálculo del salario normal, en comparación con el salario que refleja el nivel de su cargo”.

“Desmantelamiento de Alcasa”

Arias mencionó que aunque los trabajadores denunciaron el “desmantelamiento de las líneas de producción de Aluminio, III y IV de la empresa CVG Alcasa no fuimos escuchados; todo ocurrió como que si ya no existe la procuraduría y la contraloría general de la República, Nicolás Maduro no escuchó jamás nuestros ruegos aún cuando sabía que afectaría la economía del Estado”.

“Yo hubiese preferido que el gobierno privatice las líneas de producción III y IV de CVG Alcasa, para conservar los puestos de trabajo; el Estado puede llamar a la Glencore AG, a quienes se le debe muchos dólares y entregarles esas líneas, o pudo llamar a los empresarios de Guayana que tienen proformas de Aluminio que pagaron y nunca les entregaron para que ellos reactiven esas líneas en un Ganar Ganar; o puedierion entregarle esas líneas a la Gobernación del estado, o a la Alcaldía; para evitar cerrar tantos puestos de trabajo”.

Dijo que “hoy las líneas III y IV de Venalum se ven en las mismas condiciones de las de Alcasa, estamos a tiempo de no desmantelar estás líneas de producción y en VENALUM están los Chinos como socios, a quienes pueden llamar para entregarles esas 360 celdas de producción de Aluminio”.

Ante lo expuesto recordó que los trabajadores de la construcción podían trabajar 3 años en una obra y sus salarios eran suficientes para alimentar y vestir a su familia; además sus prestaciones sociales por 3 años de servicio eran suficiente para comprar casa y carro.

“Hoy los trabajadores de la construcción no tienen ni empleo y las nuevas generaciones de trabajadores no podrán disfrutar de buenas prestaciones para arreglar su casa o comprar una nueva”.

“Solo queda el recuerdo de el comisare de los trabajadores de Ferrominera, el HCM para todas las empresas, vacaciones y utilidades, y los inolvidables juegos inter-empresas que surgían como uno de los beneficios que nos permitían defender nuestras empresas con sentido de pertenencia, en las olimpiadas laborales más importantes del país”, concluyó. Armando Gruber