Crónicas Laborales: A propósito de los empates

0
116

Habiendo un empate de votos en la elección de un cargo público uninominal o privado (también de elección uninominal), ¿con qué normas o criterios se solucionará el asunto?

El cargo por excelencia, de elección uninominal, en el país, es el de la Presidencia de la República.

Y será ganador, en el supuesto de participación de varios candidatos, en democrática contienda electoral, el que obtenga la mayoría de los votos.

La norma, en ese sentido es clara y precisa.

La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, CRBV, en su artículo 228, señala que, «la elección del Presidente o Presidenta de la República se hará por votación universal, directa y secreta, en conformidad con la ley. Se proclamará electo o electa el candidato o la candidata que hubiere obtenido la mayoría de los votos válidos».

En cuanto a un eventual empate, a ese excepcional hecho, la norma constitucional no tiene previsiones específicas.

En lo referido a elección uninominal de carácter privado, como un sindicato o gremio de trabajadores, tampoco hay previsiones generales y/o específicas, para los supuestos en que dos o más candidatos obtengan igual cantidad de votos para un mismo cargo.

Para garantizar los derechos de los trabajadores a la transparencia, certeza y confiabilidad del proceso electoral sindical, la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, CRBV, en el artículo 293, numeral 6, le encomendó al Poder Electoral, a través Concejo Nacional Electoral, CNE, «organizar las elecciones sindicales», pues, artículo 63, ejusdem, «el sufragio es un derecho» que «se ejercerá mediante votaciones libres, universales, directas y secretas».

Con las normas citadas, lo que procura la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela,CRBV, es que se garanticen las normas y principios de la libertad sindical, expuestos en el artículo 95 de la misma.

Con base a la autoridad que, la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, otorga al Poder Electoral, a través del Concejo Nacional Electoral, para organizar las elecciones sindicales, éste organismo electoral nacional, en el marco de vigencia de la CRBV, ha venido emitiendo un cuerpo de normas destinadas a ese fin, y que, son:

1.- Normas para la Elección de las Autoridades de las Organizaciones Sindicales. Caracas, 20 de diciembre 2004.

2.- Normas para Garantizar los Derechos Humanos de los Trabajadores y Trabajadoras en las Elecciones Sindicales. Caracas, 28 de mayo 2009. Resolución número 090528- 0265.

3.- Normas Sobre Asesoría Técnica y Apoyo Logístico en Materia de Elecciones Sindicales. Caracas, 28 de mayo 2009. Resolución número 090528- 0264.

4.- Reforma Normas Sobre Asesoría Técnica y Apoyo Logístico en Materia de Elecciones Sindicales. Caracas, 19 de enero 2012. Resolución número 120119-003.

FINALIDAD DE LAS NORMAS ELECTORALES SINDICALES

Persiguen, las normas antes citadas, que en los procesos electorales sindicales, todos los pasos y actos tendientes a la organización y realización de las elecciones sindicales, sean conocidos, de antemano, por los trabajadores y trabajadoras interesados/as, y cuáles son las atribuciones y funciones de la Comisión Electoral.

De manera que el deber ser, de cada elección sindical, tiene que estar plasmado, en el Proyecto Electoral.

Ese Proyecto Electoral debe estar elaborado por los principales actores del proceso electoral sindical bajo la supervisión obligatoria del Concejo Nacional Electoral.

Una vez elaborado el Proyecto Electoral, sus contenidos serán las pautas de obligatorio cumplimiento por todos los actores del proceso eleccionario sindical.

En ninguna de esas normas, encuentro una disposición que diga cómo debe resolverse un empate electoral.

Entiendo que, en tal situación, lo justo, equilibrado y democrático, es que, para el cargo en disputa, se convoque, de inmediato, un nuevo proceso electoral, con los mismos votantes.

Ese es mecanismo ideal y, la CRBV dice, con carácter principista, que «La soberanía reside intransferiblemente en el pueblo, quien la ejerce directamente en la forma prevista en esta Constitución y en la ley, e indirectamente, mediante el sufragio».

gabrielmorenopoeta@gmail.com