Crónicas Laborales: El derecho de un tercerizado de EDELCA a la jubilación

0
171

Los trabajadores pertenecientes a aquellas empresas conocidas, históricamente, en el país, como «contratas», y que, en realidad prestaban actividades y servicios para empresas mayores (consideradas principales), desde 1945,en la legislación laboral venezolana, tenían, y siguen teniendo derecho, a disfrutar de los mismos beneficios que, por ley, y contratación colectiva, la contratante (principal) reconoce a sus propios trabajadores.

En la legalidad, nunca ha habido espacios para las desigualdades laborales.

Las desigualdades y, las injusticias, provienen de la realidad.

Muchos piensan que los trabajadores de las contratas de las grandes empresas como PDVSA, EDELCA, SIDOR y, los del complejo del aluminio, por citar algunos casos, vienen a tener la igualdad de derechos respecto a los trabajadores de las mismas, desde que se hizo la reforma laboral del 2012.

Cierto que, algo de bueno trajo la reforma laboral del 2012, para los laborantes de las contratistas, pero, en realidad no inaugura derechos laborales, sino,(y ese, tal vez es su mérito), sólo los actualiza.

Desde 1945, los trabajadores de las contratas que ejecutaban obras y servicios para las grandes empresas y, a efectos de definir, si a éstos les pertencían o no, los mismos beneficios/derehos de los de la principal, sólo se necesita verificar, in situ, si la contrata, al ejecutar sus labores, las mismas son de carácter inherente o conexa.

La inherencia, al igual que la conexidad, tienen sus modalidades y conceptos.

Asi, por innherente, y según la ley laboral debe entenderse, la obra que participa de la misma naturaleza de la actividad a que se dedica la contratante.

Y por conexa, la que está en relación íntima y se produce con ocasión de ella.

También, en criterios de la ley laboral, se afirma que, las contratistas realicen habitualmente obras o servicios para una entidad de trabajo en un volumen que constituya su mayor fuente de lucro, se presumirá se presumirá que su actividad es inherente o conexa con la entidad de trabajo que se benefice de ella.

De manera que si las actividades que realizan las empresas contratistas, para la principal, se constata que son inherentes o conexas, los trabajadores de la contratista gozarán de los mismos benficios/derechos que disfrutan los trabajadores de la contratante o beneficiaria de la obra y servicios.

Una vez constatada que, la actividad o servicio que se presta, desde la contratista, es inherente o conexa, emerge, por mandato legal, la responsabilidad solidaria de la empresa principal beneficiaria de la obra o servicio.

Esa responsabilidad solidaria de la empresa principal, por quererlo asi la ley, se concretiza en que, (ya lo decíamos al inicio de estas notas), en razón que los mismos gozarán de iguales beneficios que correspondan a los trabajadores empleados y trabajadoras empleadas de la principal.

Si las contratistas no le reconocían, a sus trabajadores, los beneficios que la ley les otorgaba, en concepto de la reforma laboral del 2012, hay un fraude laboral, y eso tiene sus consecuencias.

Una de esas consecuencias, es que, los patronos deben cumplir las obligaciones derivadas de la relación de trabajo mientras sean incorporados, los trabajadores de las contratistas, llamados tercerizados por la reforma laboral del 2012, a la nómina de la empresa principal.

Mi amigo, Rolando Nuñez, por más de 35 años consecutivos, ha laborado en empresas contratistas de EDELCA, las cuales, por sus actividades, obras y servicios prestados por las mismas, se deben, y con base a lo antes dicho, conceptualizar como conexas a la de la principal.

Cuando él vino a mi, y me pregunta si tiene derecho a la jubilación, le digo que, sin dudas que si.

El plan de jubilación que, EDELCA, por ley, y contratación colectiva, tiene previsto para sus trabajadores, en toda su extensión, a Rolando, le es aplicable, aunque él, aún, no sea de la nómina de EDELCA.

Derecho que, por igual, le es aplicable, cumplido los requisitos, de edad, y años de servicios, a todos los trabajadores de las contratistas de las empresas que, por ley, y contratación colectiva, tengan planes de jubilación.