Crónicas Laborales: Falta de técnica jurídica se destaca en reforma laboral de 2012

0
53

Siempre he pensado que, cuando se van redactar las leyes que, por su impacto, en la vida del país, en su elaboración, debieran participar los hombres y mujeres que, dada su vinculación con el tema, sean las mentes más cultivadas y brillantes de la época.

Eso es lo ideal si, lo que se busca con la criatura, es darle solidez y consistencia a las instituciones del país.

No hay, en ello, elitismo o discriminación alguna.

Por ello me deja un sabor a media verdad, cuando a los diputados se les llama «legisladores» (hacedores de leyes).

Si uno examina con cuidado a la LOTTT, en muchas de sus instituciones jurídicas por ella creadas o modificadas, el lector o usuario atento encontrará, en las mismas, verdaderos «patuques».

En algunos casos, es un ir hacia adelante y, al mismo tiempo, una carrera hacia atrás.

Lo que en un artículo se dice, en el siguiente se desdice.

Ejemplo de lo que he dicho, es el tema de los tercerizados.

La LOTTT creó el tema de los tercerizados y lo hizo a bandazos.

Da la impresión que sus redactores iban escribiendo los artículo referentes al tema, alimentados, mentalmente, con lo que se les iba ocurriendo o le iban soplando.

Sin un plan pre establecido.

Se nota que, esos ilustres «legisladores», al final, no revisaban lo que hacían.

Los tercerizados es producto, sin control de calidad.

Y, allí, en lo jurídico, está su deficiencia genética.

Serán tercerizados, en concepto de la LOTTT, aquellos trabajadores víctimas de las zanganerías patronales que, deliberadamente, incurran en simulación de la relación laboral o, en otras casos, fraude a la ley, a los fines de burlar los derechos laborales.

Lo que termino de decir está plasmado en el artículo 47 de la LOTTT, y, para ese tema, en criterio de esa ley, es una regla general.

Coexistiendo con ese criterio de malicia o fraude laboral, acto seguido, esa ley «prohibe» que se contrate a entidades de trabajo para que éstas realicen o ejecuten obras, tareas, servicios o actividades que sean de carácter permanente relacionada con los procesos productivos y que, sin su ejecución, interrumpirían las actividades de la empresa principal.

Eso está afirmado en el artículo 48 de la LOTTT.

Yo, no encuentro ninguna relación entre el merecido trato que, esa ley da los patronos zanganos, y la prohibición de la contratación con empresas que pueden ser muy serias( y cumplidoras de la ley laboral y todo tipo de ley) y que, además, por su calidad técnica y profesional, le pueden ser muy útiles a los procesos productivos del país.

Si usted tiene una empresa solvente, y le paga bien a sus trabajadores, pero sus actividades profesionales abordan áreas vitales de los procesos productivos de una gran empresa, por esa razón, su empresa es indeseable.

Y le está prohibido, por la LOTTT, contratar con una gran empresa.

Es de pensar que, en ese escenario, su empresa deberá reorientarla hacia actividades marginales del país, o cerrarla.

En ese escenario, además, usted tiene que pagarle a sus trabajadores que, obviamente, y a consecuencia de ese trato legal, a partir de vigencia de la LOTTT, serán tercerizados, los mismos beneficios que la empresa principal reconoce a los suyos, hasta esos trabajadores pasen a la nómina de la empresa principal y que, mientras dure esa situación, esos trabajadores gozarán de inamovilidad laboral.

Me imagino alborozados a los redactores de la LOTTT, al terminar la faena antes descrita, pero y, de inmediato, uno de ellos, a viva voz, reflexiona, y dice:»Camaradas, con lo que hemos hecho, estamos condenando a muerte a la contratistas viejas, pues metimos a todo el mundo en un mismo saco».

Eso tiene que quedar así, dice el jefe. Ya no hay tiempo de corregir nada! Esta ley, el presidente la va a anunciar al país dentro de dos días. Donde hayamos metido la pata, el tsj, corregirá.

Vamos a usar la filosofía de Cantiflas, dice otro.

Lo que antes dijimos sobre los tercerizados lo dejamos así, y el presidente lo anuncia como una revolución, recuerden que esta ley la estamos trabajando políticamente, pues en 6 meses habrán elecciones presidenciales y los que, a partir de hoy llamaremos tercerizados, son más de un millón doscientos mil que votan y, tienen familia, pero, acto seguido escribiremos un artículo que diga lo contrario, remató el filósofo cantinflero.

Todos rieron.

Lo contrario, de lo dicho sobre los tercerizados, es el artículo 49 de la LOTTT.

Se afirma y, se niega!

Para algunos, ser cínicos, no es malo!

gabrielmorenopoeta@gmail.com