Crónicas Laborales: La refundación del sindicalismo venezolano

0
165

Mientras en el mundo existe trabajo asalariado, estarán vivas las condiciones para la existencia de la figura del sindicalismo. El sindicalismo afirma sus raíces, al nacer, en el industrialismo. La industria moderna es la partera del sindicalismo. Las conquistas sociales y económicas, mayormente obtenida por los trabajadores del mundo, deben sus éxito a las aguerridas luchas sindicales.

Desde los gobiernos saben eso. Cuando los gobiernos proyectan dominar abiertamentente a la sociedad, de inicio se plantean anular la fuerza del sindicalismo libre e, independiente. Ese ruido molesta.Irrita a los amos coyunturales del poder. Desde el centro actual del alto gobierno venezolano, sus líderes, históricamente, se ha propuesto liquidar, en la realidad, la fuerza y el empuje del sindicalismo. Y lo han logrado.

Salvo sus minúsculas excepciones, el sindicalismo que se realiza hoy en el país, está contaminado de mil vicios. El sindicalismo,hoy no anda iluminando (como debe ser), con su acción, su verbo y propuestas las luchas proletarias. El sindicalismo, hoy, anda detrás de la política. Se arropa con las inmundicias de los politiqueros.

El sindicalismo, hoy, no tiene propuesta para atacar las grandes calamidades nacionales. Luce huerfáno. Ebrio de mendincindad. En beneficio de la dignidad laboral, hay que abrirle grandes avenidas de luchas al sindicalismo. Si alguien, de conjunto, mira la institucionalidad del país, sin dificulta visualizará que, la única modalidad de poder que aún funciona, es la del alto gobierno. Todo lo demás rueda cuesta abajo.

El sistema judicial, cada día, y en casi todos sus ámbitos, cuando actua, a los venezolanos nos llena de bochorno. El actual sistema judicial, hoy servirá para cualquier cosa, menos para impartir y, administrar justicia, con equilibrio, sensatez, imparcialidad y buen tino. Y así como esta el sistema judicial, mediatizado y gobernado por la política del alto gobierno e, icumpliendo sus grandes tareas que, la constitución y las leyes le encomiendan, en igual sentido estan las demás instituciones fundamentales del país.

La gran tarea de los venezolanos, sin dudas, es refundar el país. Es tremenda el quiebre institucional. El sindicalismo, si le quiere ser útil a los trabajadores en el trabajo y en la sociedad, desde las bases del movimiento, tiene que plantearse su refundación. Para esos afanes se necesitan nuevos hombres, nuevos procedimientos y, nuevos ideales.

Además de luchar por puestos de trabajo bien remunerados y con beneficios de alto calado social, para sus agremiados, el sindicalismo debe plantearse, junto a otros factores del nuevo liderazgo nacional que debe emerger, la crucial tarea de adecentar el país.
Refundar el sindicalismo significa que el debe desprenderse de la tutela que, sobre si mismo, se ejerce desde alto gobierno para dominarlo y, domesticarlo.

 

Cada quien a sus tareas
El sindicalismo, en esta hora menguada que vive el país, debe plantearse, en general, la reconstrucción del país. Hay que asumir la emergencia nacional. Tenemos una economía en ruinas, una moral pública en ruinas. Las escaces y la especulación, que nos agobian como venezolanos, es la muestra fehaciente del fracaso nacional. El país se le fue de las manos al presidente Maduro. Hay que ir hacia los grandes cambios!

Desde un refundado sindicalismo, mucho se puede aportar!
Adelante!