¿Cuál es el resultado de tus actitudes y elecciones?

0
106

Una noche tormentosa, hace muchos años, un hombre y su esposa entraron a la antecámara de un pequeño hotel en Filadelfia. Intentando conseguir resguardo de la copiosa lluvia, la pareja se aproxima al mostrador y pregunta a la persona que allí estaba:


«¿Puede darnos una habitación?»
El gerente, un hombre atento con una cálida sonrisa, les dijo: «Hay tres convenciones simultáneas en Filadelfia… Todas las habitaciones de nuestro hotel y de los otros están tomadas»
El matrimonio se angustió, pues era difícil que a esa hora y con ese tiempo horroroso fuesen a conseguir dónde pasar la noche. Pero el gerente les dijo: «Miren… no puedo enviarlos afuera con esta lluvia. Si ustedes aceptan la incomodidad, puedo ofrecerles mi propia habitación. Yo me quedaré terminando trabajo de oficina»
El matrimonio lo rechazó, pero el gerente insistió de buena gana y finalmente terminaron ocupando su habitación.
A la mañana siguiente, al pagar la factura, el hombre pidió hablar con él y le dijo: «Usted es el tipo de gerente que yo tendría en mi propio hotel. Quizás algún día construya un hotel para usted». El gerente tomó la frase como un cumplido y se despidieron amistosamente.
Pasaron dos años y un buen día, el gerente recibió una carta de aquel hombre, donde le recordaba la anécdota y le enviaba un pasaje de ida y vuelta a Nueva York con la petición expresa de que los visitase. Con cierta curiosidad, el gerente no desaprovechó esta oportunidad de visitar gratis Nueva York y concurrió a la cita.
En esta ocasión el hombre le llevó a la esquina de la Quinta Avenida y la Calle 34 y señaló con el dedo un imponente edificio de piedra rojiza y le dijo: «Mi Nombre es William Waldorf Astor, he construido este hotel y quiero que usted sea el Gerente General, este es el hotel que he construido para usted».
El hombre miró anonadado y dijo: «Es una broma, ¿verdad?»
«Puedo asegurarle que no», le contestó con una sonrisa cómplice.
Y así fue como William Waldorf Astor, construyó el hotel Waldorf Astoria original y contrató a su primer gerente, de nombre George C. Boldt (el hombre en la noche lluviosa).
«Tu vida, ahora, es el resultado de tus actitudes y elecciones del pasado.»
«¡Tu vida mañana será el resultado de las actitudes y elecciones hechas hoy..!»
Esta historia de la vida real, ha recorrido el mundo entero y representa un excelente ejemplo de que nuestras actuaciones «marcan» nuestras vidas y tal como dice un viejo adagio venezolano: «Cosechamos lo que sembramos en nuestras vidas. Quien siembra vientos…cosecha tempestades. Quien siembra trabajo, dedicación y esfuerzo….cosecha hermosos frutos»
El liderazgo moderno ha comprendido, muy claramente, que la mejor inversión que puede hacer una organización o cualquier empresa, es contribuir a formar a la gente y dotarlos de la suficiente preparación para que sean capaces de sacar lo mejor de ellos mismos y puedan tomar decisiones acertadas y ser sus mejores aliados en sus vidas
Se ha comprobado que aunque hayas equipos modernos, se tenga la mejor tecnología, sistemas y todo tipo de avances científicos, se avanzará muy poco si el personal no tiene las «herramientas» de preparación necesarias…..por cuanto su falta de adecuada formación , carencia de valores, poca valoración hacia su «crecimiento» personal y en general una cierta indiferencia ante la vida, los hará tomar equivocadas decisiones que los alejará de esa ruta de avance, desarrollo y realización que todos aspiramos y merecemos.
De tal suerte, apreciados lectores, que al igual que «el hombre de la tormenta» referido al principio de este escrito, son nuestras acciones y sólo lo que hagamos nosotros en nuestras vidas, los responsables de las cosas que cosechemos y obtengamos. De nosotros depende!!!!
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::Waldo Negrón. Hasta la próxima semana. Gracias por leerme.Email:ywpalacios@cantv.net. Twitter:@Waldo_Negrón