Cuestión de criterio

0
363

¿Qué relación hay entre una ramera, una gallina y la incumbencia política?

En el primero de los casos planteados, la relación está contenida, concretamente, en el verbo latino cubare, que significa: “yacer, estar acostado, tumbarse”. Es la raíz para la palabra “cubil” (habitación), porque es donde uno duerme, donde uno se acuesta y también de su diminutivo “cubículo”.

Es también el origen de lo que hace la gallina cuando pone un huevo: incuba, porque yace sobre el futuro pollito. Y de la misma raíz nacen los términos: la concubina o el concubino, literalmente “el que se acuesta con”, el concubinario que es el que tiene concubina y el concubinato que designa el acto de mantener relaciones fuera del matrimonio. Las enfermedades también se incuban, yacen dentro. En su origen, incubar no es transmitir calor para que se desarrolle algo, sino significa: estar acostado.

Espíritus Malignos. Ya en la Edad Media, según parece, surgen los términos íncubo, referido al espíritu maligno masculino (porque está sobre) y súcubo que alude al espíritu maligno femenino porque yace bajo (sub-cubo). Realmente, el prefijo derivativo verbal latino –in– no significa “sobre”, sino “hacia”. Supongo que por influencia de la gallina que está sobre el huevo e incuba, nace el término íncubo con la misma estructura.

El prefijo –sub– lo encontramos en el verbo “sucumbir”, tan usado actualmente en nuestro diario devenir, cuando sucumbimos a cada instante ante la vertiginosa subida de precios de todos los productos habidos y por haber en el mercado venezolano . Asimismo, la partícula –in– da origen al verbo “incumbir” con un significado primitivo de “reposar sobre” pasando luego a significar “dar a entender algo, prestar atención” y al sustantivo “incumbencia” que tanto usamos en la expresión negativa: “No es de tu incumbencia”, expresión esta tan en boga, por ejemplo, en esta querida Venezuela de inicio del año 2017, entre los integrantes parlamentarios de la oposición en la Asamblea Nacional cuando inquieren de los representantes del Gobierno nacional, una respuesta concreta sobre temas económicos tan cruciales, tales como el aumento del salario decretado por el presidente Maduro, el pasado domingo 8 de enero, obteniendo la consabida respuesta de: “No es de tu incumbencia”. Y para no seguir metiendo en honduras del lenguaje y mucho menos en política, sin que nos tomen precisamente por “gallina” o lo que es lo mismo: miedoso, le dejamos la siguiente eterna interrogante: “¿Quién fue primero, el huevo o la gallina?

El Detalle: Basándonos en el “Diccionario Etimológico”, buscamos el origen y significado de las palabras fundamentales para la construcción de esta crónica de “mi incumbencia en la etimología de las palabras” con regazos del diálogo político ausente en Venezuela, para consternación de propios y extraños.

Nuevo aumento salarial: Reacciones diversas

Para un sector de la población el nuevo aumento salarial de 50% del sueldo mínimo, decretado por el presidente Nicolás Maduro Moros a principios de este mes, simple y llanamente es nada más y nada menos que un “Salario Canalla”, ya que “¡No te ayuda en nada, solo te hace sufrir, pero no podes vivir sin él!, mientras que para otros, no menos prejuiciados, este nuevo tipo de salario es lo que se dice un “Salario Dietético” por cuanto con él “comes cada vez menos”, ante la consecuente escalada de aumento de precios que se registra con estos aumentos. Lo que se dice: ¡Mero humor negro!

Ser zurdo

Ser zurdo no es únicamente escribir con la mano izquierda. Es usar esa mano para absolutamente todo. Como hacen los diestros con la derecha. Sucede que si eres un zurdo cerrado el mundo está preparado para los diestros. En general, los zurdos siempre han estado discriminados. Sin ir más lejos, sinister en latín es izquierda; y la palabra que deriva de ella en castellano: siniestro, todos sabemos qué connotaciones tiene. Sin embargo ser zurdo tiene sus ventajas, ya que se considera que son más creativos e inteligentes, que si se piensa de otra forma… ¡Para estar orgulloso de ser zurdo!