CUESTION DE CRITERIO: ¿Es posible estar de buen humor en la Venezuela actual?

0
102

¿Qué tal si cambiamos de actitud hoy y hacemos lo posible para sonreír en la vida? Sin darnos cuenta vamos haciendo una cara de mal humor, fastidio, fatiga, malestar, y en fin, hasta expresar un rostro de un verdadero amargado.

Y no es para menos. Vivimos en medio de un cúmulo de plenas dificultades causadas por el desabastecimiento de todos los productos de primera necesidad, el alto costo de la vida, las estresantes e interminables colas y la inseguridad que nos acosa a todos por igual, unido a los conflictos familiares, situación atípica que sufrimos todos los días, causante de diversos estados de ánimo que, finalmente, acaban por reflejarse en nuestras expresiones como parte de lo mal que estamos viviendo.
Es cierto que mucha gente no se va dando cuenta de lo desagradable de su actitud y de lo que refleja en sí la cara.
El mal humor puede ser producto de un modo de ser enfocado en lo negativo, en vivir a la defensiva y sentir rechazo, hostilidad y animadversión a los demás.
Es gente que no sabe estar bien y tranquilo cuando se relaciona y rodea de gente nueva. También se incomoda fácilmente con personas que no le agradan y hasta los agrede por estar cerca o intervenir en lo que considera como sus asuntos personales.
Se dice que los enojones y gritones, también padecen de estados emocionales volubles. Y que por supuesto, con predominio de lo negativo.

Hay gente que no sabe lo que es el buen humor, vaya, ni se le ocurre sonreír, porque es capaz de no haberlo hecho por largos períodos de su vida.
Se ha ido acostumbrando a vivir con mal humor y esa es la manera que sabe de vivir. Ya no explora nuevas alternativas, debido a que está muy bien adaptado a verse la misma geta todos los días en el espejo. Y así cree que es, y asume que está bien.
Una buena higiene mental, también obliga a saber vivir con alegría, a escoger las actividades y los momentos que invitan a un ambiente positivo. A que fluyan las cosas que más nos agradan.
Finalmente nuestro humor, actitudes y expresiones son el reflejo de lo que realmente somos.
La sonrisa no es sólo para verte bien en la foto, sino para que todos los días vivas superando las dificultades que nos agobian en nuestro diario quehacer.

¡Qué difícil es ser feliz!

En medio de estas circunstancias, la bella guayacitana Rosa F. Liendo nos expresa con la desfachatez que la caracteriza: <<qué desagradable=»» resulta=»» caerle=»» bien=»» a=»» la=»» gente=»» que=»» te=»» cae=»» mal=»»>>.
<fgildemontes@gmail.com>