De un tiro en la espalda asesinan a herrero

0
118

Después de haber compartido varias horas con un grupo de amigos, Richard Alexander Boada Reyes decidió irse a su casa caminando, ubicada a tan solo una cuadra del lugar de reunión.

En el trayecto fue interceptado por dos sujetos que se desplazaban en una moto, sin mediar palabra alguna, el parrillero desenfundó su arma y le disparó una sola vez a la altura de la espalda. El hecho ocurrió a las 11:00 de la noche de este viernes, en el sector Nueva Chirica, San Félix.

Varios de los vecinos, asombrados ante el estruendo de la detonación, salieron de sus residencias para ver qué había sucedido y quién era la víctima. En el pavimento yacía el hombre de 40 años agonizando.

Su esposa, luego de enterarse de lo sucedido, trasladó a Boada hasta un centro asistencial para que recibiera atención médica, sin embargo, los galenos le indicaron ya era muy tarde para intentar salvar su vida.

Tras la noticia, los sabuesos del Cicpc levantaron el cadáver y recolectaron las evidencias de interés criminalístico para las labores de rigor en torno al caso.

ESPERAN JUSTICIA

Su hermana, Yanitza Boada, declaró ayer frente a la sede del Cicpc, asegurando que la muerte de Reyes es un misterio para su familia, pues asegura que él no tenía problemas con nadie.

Dijo además que el infortunado se ganaba la vida como herrero, labor con la que mantenía a su esposa y sus dos hijos menores, que ahora tendrán que crecer sin el consentimiento de una figura paterna.

Ella, junto a otros dolientes, esperan que las autoridades puedan esclarecer el homicidio de un «hombre inocente», y capturen a los criminales para que comparezcan ante la justicia.

El occiso era el octavo de nueve hermanos, aseveró Yanitza, quien con lágrimas en sus ojos dijo que es primera vez que un integrante de su familia muere a manos del hampa.