De un tiro ultiman a pollero en San Félix

0
127

La inseguridad sigue arropando los distintos sectores que forman a Ciudad Guayana, la noche del martes se registraron tres muertes violentas en San Félix, entre ellas la de Jean Carlos Ibrahim Romero, quien fue ultimado por varios sujetos en la calle Monagas del barrio Chirica Vieja.
A eso de las seis y media de la tarde, Jean Carlos salió de la desplumadora de pollos donde laboraba, ubicada a unas cuadras del barrio, y se dirigió directamente a su casa donde vivía con su esposa y su pequeña hija de tres años, donde guardó dinero que le habían entregado de un susú.
Como a las siete de la noche lo fue a buscar un amigo en una moto y salieron juntos. Habían recorrido solo unos metros y el «supuesto amigo» de Jean Carlos se estacionó frente a una casa y le dijo «espera aquí, que ya yo vengo». Acto seguido, varios sujetos que se encontraban en las adyacencias llamaron a Jean Carlos, él accedió pensando que eran unos muchachos que recientemente se habían mudado a esa casa.
Al acercarse los delincuentes agarraron al hombre de 27 años y comenzaron a golpearlo, a los pocos minutos el dueño de la moto salió y encontró a Jean Carlos forcejando con los malhechores, al ver esto dejó la moto y salió corriendo del lugar. Uno de los maleantes sacó su arma de fuego y le disparó, logrando herirlo en el pie derecho. Seguidamente le efectuó un disparo en la frente a Jean Carlos, quien falleció de manera instantánea.
Cuentan algunos vecinos que observaron el hecho desde sus viviendas, que eran cuatro los sujetos; uno de ellos se llevó la moto, una Bera Socialista de color gris, mientras que los otros tres arrastraban el cuerpo de Jean Carlos hacia un lugar más oscuro para revisarlo; informaron que incluso le bajaron el pantalón, quizás pensando que tenía el dinero escondido. Rápidamente huyeron del lugar y fue cuando los residentes comenzaron a salir de sus viviendas.
Lugareños señalaron que los rumores comenzaron a correr como pólvora, una vecina llamó a Johana, la esposa de Jean Carlos, y le dijo «por allí pasaron los chamos que mataron a tu marido», otros comentaban «yo le dije que no se juntara con esa clase de personas», «esto está muy extraño».
Familiares resaltaron que Jean Carlos era un hombre trabajador que nunca tuvo ningún tipo de problemas con nadie. Informaron que al igual que a los vecinos, les parece extraño lo sucedido.
Una comisión del cuerpo detectivesco se dirigió al lugar de los hechos, realizó el levantamiento del cadáver y colectó evidencias a fin de establecer el móvil del suceso y dar con el paradero de los culpables.

¿SERÁ QUE LO VENDIERON?
Moradores se preguntaban si el amigo de Jean Carlos lo había vendido, afirmando que él sabía que había cobrado 10 mil bolívares de un susú y «quizás pensó que el pobre muchacho los tenía consigo». Los residentes rumoraban que fue un extraña la forma en la que sucedieron los hechos, «pues el amigo lo dejó solo y los malandros le cayeron encima», «allí hay algo raro», manifestaban.