Denuncian que el hampa azota a habitantes de la urbanización Ikabarú en Puerto Ordaz

0
260

Los residentes de la Unidad de Desarrollo (UD 123) de la urbanización Ikabarú y sus manzanas que van desde la 14 a la 22, ya ni duermen plácidamente en las madrugadas.

La delincuencia no los dejan dormir, las incursiones cuando cae la noche, son continuas en tiempos de cuarentena radical o flexible.

El recorrido policial nocturno no existe, de allí que pese a las medidas de seguridad familiar en sus residencias, el delincuente actúa a sus anchas.

Los techos de las casas se han convertido, prácticamente, en especies de boulevard o de corredores delictivos por donde llegan a los hogares y sustraen todo lo que encuentran a su paso.

Vecinos que se atrevieron a declarar como Roberto Mata, Elena Guerra, Eduard Hernández y Blanca Maita, residentes de esos sectores, describieron al unísono el terror, que se está viviendo en esas localidades.

Cabe destacar que la tranquilidad diurna, contrasta con la nocturna, el nerviosismo los ha invadido con el insomnio que les impide dormir por las incursiones delictivas a diario,

El recorrido policial no existe 

La delincuencia actúa porque no hay recorrido policial- dijeron -.

Por lo visto tiene que haber una tragedia para que usted vea a los organismos policiales actuar.

Eso no puede ser- dijo Hernández – estamos a merced del delincuente lamentablemente. Pero tenemos que defendernos frente a esta explosión delictiva. Armando Gruber