Derrochan en Carnavales y no atienden necesidades del pueblo

0
250

El gasto millonario hecho por el Gobierno para celebrar los carnavales es calificado por el diputado de Acción Democrática en la Asamblea Nacional, Freddy Valera, como “una evidencia de la inconciencia del chavismo, que despilfarra en fiestas y no resuelve las necesidades del pueblo”.

Aseguró que los venezolanos están “cansados de la función de circo en la que vive el Gobierno”.

Valera criticó que el presidente Nicolás Maduro aprobara casi 700 millones de bolívares para los carnavales y no usara los recursos para solventar la escasez de alimentos y medicinas.

“En un país que vive una supuesta guerra económica y donde el TSJ le aprobó al presidente de manera fraudulenta un Decreto de Emergencia Económica, Maduro se gasta el dinero en saraos que no generan bienestar para el pueblo, y deja de lado los gastos esenciales”.

¿Y las prioridades?

El líder adeco se preguntó “¿cuáles son las prioridades del Gobierno?”, porque no entiende la razón para gastar de manera desenfrenada en las fiestas de carnavales, mientras millones de personas hurgan en la basura en busca de comida.

Acotó que este despilfarro innecesario es “una falta de respeto y una humillación” para los venezolanos pasan horas en cola para comprar alimentos a precios regulados o esperan meses esperando llegan a sus casas las bolsas del Clap.

Lamentó que los venezolanos mueran en las camas de los hospitales por falta de insumos para darles el cuidado que merecen, pero el Gobierno en vez de cumplir con sus deberes constitucionales, “prefiera tratar de engañar al pueblo con fastuosas celebraciones que no ayudan a nadie”.

Hay otras formas

El diputado Valera reconoció que los carnavales son una expresión tradicional del venezolano y del guayanés, pero considera que pueden celebrarse de una manera modesta y limitando el gasto del Estado, que en este momento es necesario para resolver otros temas.

“Celebramos que los carnavales de El Callao sean Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, nos sentimos orgullosos por ese reconocimiento, y consideramos que es una tradición que debe mantenerse, pero para ello no es necesario el derroche público.