Desarrollan vacuna que aprovecha células cancerosas para ayudar a su propia destrucción

0
809

CHICAGO.- Investigadores de la Universidad de Chicago (UChicago) han desarrollado una nueva vacuna terapéutica que utiliza las propias células tumorales del paciente con el fin de entrenar a su sistema inmunitario para que encuentre y elimine el cáncer.


Para crear la vacuna, los investigadores utilizaron células de melanoma de ratones y las modificaron para que segregaran una proteína llamada factor de crecimiento endotelial vascular C, o VEGF-C. Posteriormente, los investigadores las irradiaron para que murieran en pocas semanas.
Cuando los investigadores volvieron a inyectar las células en la piel de los ratones, descubrieron que las células tumorales moribundas podían atraer y activar las células inmunitarias, que a su vez podían reconocer y matar las células tumorales reales que crecían en el lado opuesto del ratón.
Esto condujo a la prevención del crecimiento del tumor en todos los ratones. También condujo a una memoria inmunológica, que impidió el crecimiento de nuevos tumores cuando se reintrodujeron 10 meses después.
Conceptualmente, se trata de la primera estrategia que aprovecha los beneficios de la activación de los vasos linfáticos locales para obtener una respuesta inmunitaria más robusta y específica contra las células tumorales.
A diferencia de las estrategias inmunoterapéuticas que estimulan el sistema inmunitario de forma general, como el bloqueo de puntos de control o las numerosas citoquinas actualmente en desarrollo preclínico, esta nueva inmunoterapia activa únicamente las células inmunitarias específicas del tumor. En teoría, esto evitaría los efectos secundarios comunes de los estimulantes inmunitarios, como la inmunotoxicidad e incluso la muerte.
Más que una medida preventiva, se trata de una vacuna terapéutica, lo que significa que activa el sistema inmunitario para destruir las células cancerosas en cualquier parte del cuerpo.
«Se trata de una nueva estrategia de inmunoterapia», afirma Melody Swartz, quien dirigió la investigación. «Tiene el potencial de ser más eficaz, menos costosa y mucho más segura que muchas otras inmunoterapias. Es una medicina verdaderamente personalizada que tiene el potencial de superar muchos problemas que surgen con otros tratamientos.»
Los investigadores están trabajando para probar esta estrategia en los cánceres de mama y de colon y creen que, en teoría, podría funcionar en cualquier tipo de cáncer.
Esperan poder llevar esta terapia a ensayos clínicos más adelante.
Los resultados fueron publicados el miércoles en la revista Science Advances. Xinhua