Desde el Orinoco

0
344

 ¿Cómo procesamos nuestros fracasos?

Quiero compartir con mis respetados lectores, la conocida historia de Abraham Lincoln, publicada en el blog Gestiopolis, por Thelma Arriaga Méndez, quien relata lo siguiente:

“Este hombre experimentó múltiples fracasos, uno tras otro antes de llegar a la gloria. A sus 35 años estaba en la ruina. En 1833, cuando se recuperó de un ataque de nervios, intentó ser elegido a la Cámara de Representantes y perdió varias veces. Abraham Lincoln no se daba por vencido y en 1848 perdió su segunda nominación al Congreso. Luego perdió el Senado en 1854. En los dos años siguientes, perdió la nominación para la Vice-Presidencia y fracasó de nuevo en el Senado en 1858.

¡Wow! Con tantas derrotas uno supondría que su estado de ánimo se haya ido hasta el núcleo de la tierra y no haya regresado.

¡Pero oh sorpresa!

No se dio por vencido y…….. en el año 1860 fue electo presidente de los Estados Unidos. Dejó una gran trayectoria como uno de los más grandes presidentes de los Estados Unidos de América.

¿No es este un gran ejemplo de que los que se detienen nunca ganan y los triunfadores jamás se detienen?

Si crees que algo vale la pena, lucha con todas tus fuerzas, no importa las veces que caigas, levántate y continúa. Los fracasados son los que ya no lo intentan. Abraham Lincoln sufrió varios tropiezos pero nunca fue un fracasado porque jamás se dio por derrotado”.

¿Qué les parece?

Todos sabemos que Abraham Lincoln ha sido uno  de los mejores presidentes de las EEUU y una referencia mundial, como líder político de talla mundial. Sus escritos, sus discursos y su obra de gobierno, han pasado a formar parte del legado internacional de hombres célebres y con un lugar sagrado en la historia. Sus éxitos y resonantes triunfos, así como su determinante influencia en la historia moderna mundial, han sido reconocidos ampliamente

No obstante, la acuciosa historia de Thelma Arriaga nos revela esa faceta de Lincoln que pocos conocen. Su gigantesca perseverancia y su indoblegable decisión de triunfar, a pesar de las múltiples caídas, contratiempos y derrotas, es una fuente inagotable de motivación

No dejarse por vencido, no desistir nunca, no doblegarse, no amilanarse, no entristecerse, no sentarse a “lamentarse”, ni quejarse, ni dejarse llevar por el pesimismo, han sido también, un maravilloso legado de Lincoln al mundo

Para quienes nos dedicamos en la formación de líderes y ejemplares ciudadanos, el digno ejemplo de Lincoln es un tesoro monumental para transmitir ánimo, confianza, autoestima, valoración propia, deseos de triunfo, resiliencia, tenacidad, deseos de lograr metas y mucha pasión por destacarse en la vida y alcanzar nuestros anhelos y sueños

Lastimosamente, cosa que percibo a diario, me encuentro con muchas personas desanimadas, quejosas, que se lamentan de todo lo que les ocurre y se debaten entre pesimismo, desánimo y hasta melancolía.

Cuando hablo de Lincoln en mis charlas, cuando evoco a ese espíritu indoblegable, cuando exalto la perseverancia de hombres como Lincoln, logro percibir un estimulante brillo en los ojos de las personas que me escuchan, logro trasmitir una “campanada” de reflexión, logro sacar una sonrisa y una mirada de honda reflexión.

“Profesor, me hizo reflexionar mucho. Creo que ahora podré orientar mi vida de manera diferente” Esas expresiones las escucho con frecuencia y me genera una enorme satisfacción y ganas de seguir “insuflando” ánimo y optimismo entre nuestra gente

Los líderes tienen la insoslayable misión de motivar a la gente. Los dirigentes y conductores de organizaciones, empresas, instituciones, organismos públicos y entres privados están obligados a elevar el optimismo entre la gente y “erradicar” esa negativa tendencia a no perseverar a dejarse abatir por las dificultades

El “espíritu” Lincoln es un magnífico ejemplo y una luz de motivación y esperanza. Que nos sirva de inspiración. Amén

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Hasta la próxima semana. Gracias por leerme. Email: ywpalacios@cantv.net. Twitter: @Waldo_Negron. Instagram: @waldojosenegron