Detección temprana del cáncer de mama aumenta a 90% las probabilidades de supervivencia

0
1312

El cáncer de mama sigue siendo la primera causa de muerte en mujeres

Este 19 de octubre  se conmemora el Día Mundial de Lucha contra el cáncer de mama de acuerdo a un decreto de la Organización Mundial de la Salud (OMS), con el fin de incrementar durante estas fechas,  la concientización sobre la detección temprana, tratamiento y cuidados del cáncer de mama.

De acuerdo a estudios de la OMS, el cáncer de mama representa  16% de todos los cánceres en pacientes femeninos.  1 de cada 8 mujeres tendrá cáncer de mama a lo largo de su vida y por ello, son cada vez más las organizaciones que se suman al llamado de conciencia para que tanto mujeres y hombres se realicen evaluaciones continuas que pueda determinar a tiempo cualquier anomalía, incrementando así la posibilidad de sobrevivencia.

¿Qué es el cáncer de mama?

El cáncer de mama o seno, es un tipo de tumor que se crea en las células y estructuras de las glándulas de los tejidos del seno. Este tumor puede ser de dos tipos:

Carcinoma ductal in situ: Es el que se desarrolla dentro de los ductos del seno, hablamos obviamente de los conductos que sirven para transportar la leche cuando la mujer ha dado a luz.

Carcinoma lobulillar in situ: El tumor ocurre en un lobulillo del seno (Lugar donde se produce la leche materna). Se considera que este tipo de tumor es pre-maligno, debido a que las mujeres que lo han desarrollado tienen mayor tendencia a desarrollar metástasis, es decir, que el cáncer se extienda por el cuerpo.

Síntomas: Algunos indicios que pudiera dar la enfermedad son:

Bulto o nódulo en la mama.

Un gran aumento en los ganglios linfáticos muy cerca de la axila.

Cambios físicos en la mama, como por ejemplo color, tamaño o textura.

Enrojecimiento de la piel, sobre todo cerca de la aureola del pezón.

Formación de depresión o arrugas en la piel.

Secreciones por el pezón.

Descamación del seno.

Dolores o molestias en el seno, parecidos al de una mastitis.

Pérdida de peso.

Hinchazón en los brazos.

De acuerdo a la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el cáncer de mama es uno de los tipos más comunes en las mujeres en la Región de las Américas.

En cifras recientes se demostró que más de 462.000 mujeres fueron diagnosticadas y aproximadamente 100.000 mujeres mueren por cáncer de mama cada año. De estos casos, solo 1 % de los hombres fueron detectados con la enfermedad. A principios de año, se estimó que se producirían  44,130 muertes (43,600 mujeres y 530 hombres) a causa del cáncer de mama.

Los tipos de cáncer diagnosticados con mayor frecuencia entre las mujeres con mayor incidencia son: mama (25,4%), pulmón (8,5%), colorrectal (7,9%), tiroides (5 %) y cervicouterino (3,8%). Las últimas estimaciones detallan que de mantenerse las tendencias actuales, para 2030 aumentará en un 34% en la Región de las Américas.

Los tipos de cáncer que causaron más muertes en las mujeres son: mama (13,2%), pulmón (12,3%) colorrectal (7%),  cervicouterino (5.3%) y ovario (3,9%).

Por estos números es que las organizaciones han hecho énfasis de que el cáncer de mama puede ser detectado y tratado a tiempo.  Por ello han impulsado el aumento de los programas de información, educación y consejería para que las mujeres  y hombres conozcan sobre los factores, signos y síntomas que requieren atención médica.

“Si se recibe tratamiento, las mujeres pueden tener un buen pronóstico, con tasas de supervivencia a 5 años del 80% al 90 %”, destacó un estudio de la OPS. Sin embargo, ese mismo informe concluyó que en muchos de los países en América Latina y el Caribe las mujeres son diagnosticadas con cáncer de mama en etapas muy avanzadas y por ende, las tasas de mortalidad son muy altas.

En el caso de Venezuela, la Sociedad Anticancerosa de Venezuela aseguró que las cifras más recientes registran más de 2800 fallecimientos y más de 7 mil mujeres diagnosticadas en un año con cáncer de mama.

Una vez al año

Como prevención, la cirujano mastólogo y colaboradora del club Rotary Puerto Ordaz, Aracelis Matamoros, recomendó a las mujeres mayores de 40 años asistir a una consulta mastológica al menos una vez al año.

“El cáncer de mama ocupa la primera causa de muerte por cáncer en Venezuela, superando la de cáncer de cuello uterino porque con esta enfermedad, salvo ciertas medidas preventivas, no hay otra forma de prevenirlo”, dijo. Pese a ser la primera causa de muerta, Matamoros detalló que en Venezuela no se tiene estadísticas precisas de casos ya que no hay un sistema público de salud eficiente.

Por ello, explicó que la primera mamografía debe realizarse a los 35 años y si todo es normal, realizar ecos anualmente hasta cumplir los 40 en lo que se iniciará con las mamografías de forma anual.

“Es importante que las mamografías sean de excelente calidad porque de ello dependerá que el especialista determine las mínimas lesiones y pueda dar un diagnóstico”, manifestó.

Aunque la edad recomendad para hacerse un primer estudio para descartar alguna anomalía sea los 35 años, la especialista comentó que hay algunos casos de mujeres que han desarrollado la enfermedad siendo menores de 35 años, en su mayoría asociados por hábitos pocos sanos como el consumo excesivo de carnes rojas, embutidos y comida chatarra.

“Siempre debemos estar alertan a los síntomas, a cualquier nódulo que sintamos en las mamas para poder acudir de forma inmediata al médico que evalúe y emita un diagnóstico a tiempo”, comentó.

Matamoros recordó que los hombres también pueden sufrir de cáncer de mama, en porcentajes mínimos, pero igualmente los exhortó a autochequearse y estar atento a las señales.

La historia del moño rosa

El mes de octubre es conocido como el mes rosa en honor al moño que identifica la lucha contra el cáncer de mama. De acuerdo a relatos, fue en 1991 cuando se utilizó por primera vez el moño rosa como símbolo de lucha contra el cáncer de mama.

La Fundación Susan G. Komen  obsequió unos moños rosa a los participantes de una carrera en la ciudad de Nueva York, en alusión a los sobrevivientes del cáncer de mama.

Desde ese momento, el moño rosa  es identificado en los programas de lucha contra el cáncer de mama, dando prioridad a estrategias de prevención y detección oportuna con base a la autoexploración y mamografías. Rosanny Mattey