Día histórico en EEUU

0
115

Washington.- La Corte Suprema de Estados Unidos legalizó este viernes el matrimonio entre personas del mismo sexo en todos los estados del país, en un fallo histórico que provocó escenas de júbilo entre activistas de los derechos homosexuales y signos de resistencia en algunos estados.

Con cinco votos a favor y cuatro en contra, el máximo tribunal estadounidense decidió que la Constitución requiere de los estados que lleven a cabo y reconozcan el matrimonio entre dos personas del mismo sexo.

El presidente Barack Obama celebró la decisión como una «victoria para Estados Unidos», en un nuevo éxito para la Casa Blanca un día después de que la Corte Suprema garantizara la continuidad de su reforma al sistema de salud.

La decisión, apuntó, «reafirmó que los estadounidenses tienen derecho a la protección de la ley, y que todos deben ser tratados como iguales». Además «pone punto final al sistema emparchado que tenemos en la actualidad».

«Hoy podemos decir sin tapujos que hemos hecho nuestra unión un poco más perfecta», dijo Obama en la Casa Blanca, que cambió la imagen de su cuenta en Twitter a los colores del arcoíris, símbolo universal de los derechos homosexuales.

INTENSIDAD DEL MOMENTO

El arcoíris también decoró las afueras del edificio de la Corte en Washington, donde una multitud gritó de júbilo tan pronto se conoció el parecer de los magistrados.

En la multitud se destacaba Jim Obergefell, principal responsable por el caso analizado por la Corte Suprema y quien exhibía una foto de su pareja, John Arthur, fallecido en 2013.

Obergefell y Arthur, quien ya se encontraba gravemente enfermo, se casaron en Baltimore, Maryland, al inicio de 2013, pero nunca lograron que el casamiento sea reconocido por el estado de Ohio, donde vivían.

En la jornada, Obama llamó por teléfono a Obergefell para felicitarlo por su persistencia en el caso.

«Usted ha sido no solo un gran ejemplo sino que además ha promovido un cambio duradero en este país. Eso es raro, de forma que no podría estar más orgulloso de usted y de su esposo», le dijo Obama a Obergefell.

También frente a la sede de la Corte Suprema se encontraban Robert Westover, de 51 años, y Tom Fulton, de 57. «Es como mi cumpleaños, o el día de nuestro casamiento. Es difícil expresar la intensidad de este momento», dijo Westover.

OPINIONES CONTRARIAS

Junto a otros tres jueces conservadores, el presidente de la Corte, John Roberts, expresó su preocupación de que el tribunal se estaba inmiscuyendo en asuntos propios de los estados.

En tanto, el secretario de Justicia del Estado de Texas, Ken Paxton, sostuvo en una nota que la nueva batalla que comienza será por la «libertad religiosa».

«Ninguna corte, ninguna ley, ninguna decisión judicial cambiará el simple hecho de que el casamiento es la unión de un hombre y una mujer», expresó Paxton.