“Dios me recargó el saldo”

0
140

Caracas.- Benjamín Rausseo, mejor conocido como Er Conde del Guácharo, se recuperó y está listo para celebrar sus 30 años de carrera artística con una gira por 15 ciudades del país, que luego llevará a Estados Unidos y España.
El tour, que tenía previsto iniciar en abril, tuvo que ser reprogramado luego de que Rausseo viera su salud comprometida.

«No fue un infarto, como se dijo, pero estuve muy complicado. En ese momento solo pensaba en todas las cosas que me faltaban por hacer. Me dio una subida de tensión junto con una infección intestinal. Pero Dios me recargó el saldo. Hay Conde pa’ rato», dice el comediante, que tuvo que hacer algunos ajustes en su vida diaria.

«Cambié mis hábitos alimenticios y licorísticos. Me quitaron un poco e’ real en la clínica. Al no tener dinero, no puedo hacer mercado. Estoy comiendo como los chivos, pura hoja. Ya he rebajado 8 kilos», cuenta el también abogado, quien se burla hasta de su enfermedad en el show, en el que lo acompañarán Wilmer Ramírez, Juan Ramón «el Maracucho» y la Orquesta Filarmónica de Musipán.

MENOS ÁCIDO

La capacidad de traducir las circunstancias actuales en comedia ha sido la clave de su supervivencia a lo largo de tres décadas. «Si la semana que viene hay una invasión de marcianos, tengo que hacer chistes de eso», señala.

Sin embargo, procura no jugar con temas sensibles. «No me meto con el racismo, lo hice muchas veces. Ya no digo negro sino afrodescendiente, pero es el mismo negro. Sé que en el pasado cometí muchos excesos con mi acidez», reconoce. Afirma que el tema que siempre le funciona es el del matrimonio, pues «todo el mundo tiene una cuaima».

Actualmente produce su próxima película: Bachaqueros y furiosos.

ACÁ ME QUEDO

Al ser consultado por la crisis que atraviesa Venezuela, aseguró que no piensa abandonar el país. «Acá me quedo. Tenemos varios proyectos empresariales. Ampliaremos la línea de Alimentos Er Conde con salsa de tomate, mayonesa, té y jamón endiablado. También queremos hacer un parque temático en cada ciudad de Venezuela».

En junio inaugurará uno de estos complejos en El Tigre. Estará ambientado en la novela Oficina Nº 1 de Miguel Otero Silva.